Viajaba en coche con sus padres, su hermana y su pequeña hija de 3 años. El coche quedó destruido, las únicas supervivientes fueron ella junto a su hija, Yaya. El accidente ocurrió en la cuidad de Ruzhou provincia de Henan, China.

Sus padres murieron pero ella junto a su hija pudieron sobrevivir. La mujer ingresó al hospital con numerosas y grabes lesiones. No puede moverse y es su pequeña de 3 años, quien cuida de ella con toda la madurez digna de una persona mayor.

Yaya, es la enfermera personal de su madre, se encarga de lavarla, de ayudarla a comer y, cuando su madre cae en depresión ante la pérdida de los abuelos de la niña, es Yaya la que se convierte en su paño de lágrimas.

Anuncios
Anuncios

“Cuando pienso es mis padres me derrumbo, entonces mi hija me dice: mamá, no llores yo cuidaré de ti”.

La ternura de la niña sorprende a las enfermeras y al hospital entero, y es que una niña tan pequeña como lo es Yaya, ha tenido que ser el apoyo más importante de su madre ante la terrible experiencia vivida. Ha tenido que crecer de un día para otro y convertirse en la persona que le devuelva la vida a su propia madre.

La mujer china debe someterse a una operación, la cual no puede pagar pero esta historia ha conmovido al país entero, por no decir a medio mundo, que los ciudadanos han donado 800.000 yuanes para pagar todos los gastos.

El dolor de las heridas es fuerte pero cuando esta madre ve a su hija se llena de fuerzas para poder recuperarse lo antes posible, y vivir junto su pequeña lo que les queda por delante.

Anuncios

La pequeña Yaya, es ahora, el ángel guardián de su madre a la que debe la vida y de la que no se separará hasta verla recuperada completamente.

Yaya ha conseguido doblar el corazón de todo aquel que la ve y seguirá haciéndolo por mucho tiempo. La niña se encarga de hacer más llevadera su estancia en el hospital hasta que ella y su madre puedan volver a casa y olvidar esta terrible tragedia que ha marcado sus vidas, para poder vivir la vida tranquila que se merecen.

Un ejemplo en todo el mundo, que nos da este pequeño ángel que a pesar de todo sonríe para su madre y le hace ver que las cosas no terminan en un punto. #Niños #Accidentes