Entre tanta tragedia, quedan pequeños signos de esperanzas. Es el nacimiento del pequeño Divan a bordo del barco Dignity I de la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras, que actúa en el Mediterráneo. 

Su madre, Collins, una joven camerunesa de 25 años, fue rescatada junto con a las otras 120 personas con las que viajaba en una barca hinchable, entre ellas, seis menores. A las pocas horas de ser rescatadas, Collins, embarazada de 9 meses, se puso de parto. 

Le asistieron los médicos de la organización y tanto la madre como el bebé se encuentran en buenas condiciones de salud. 

La joven era enfermera en Camerún, pero tras más de dos años de trabajar sin cobrar, decidió huir junto con su marido.

Anuncios
Anuncios

Fueron retenidos por Boko Haram y ella logró escapar, aunque no lo consiguió su marido. 

La historia de Collins se repite con bastante frecuencia en aguas del Mediterráneo, que ha visto en varias ocasiones el nacimiento de bebés a bordo de barcazas o de las naves con las que son rescatados. 

El papa Francisco y los derechos de los inmigrantes

Jorge Bergoglio pide acoger refugiados #Inmigración #Cuidados infantiles