Sorpresa monumental en Argentina ante los resultados del pasado domingo en las elecciones presidenciales. Por primera vez en más de una década habrá segunda vuelta entre el candidato del Frente para la Victoria, el Kirchnerista Daniel Scioli y el conservador Mauricio Macri, de la coalición Cambiemos. Con una altísima participación que alcanzó el 80,86%, Scioli venció con el 36.86% de los sufragios frente al 34.33% de Macri. En tercera posición quedó Sergio Massa, antiguo Kirchnerista, que consiguió el 21.34% de los votos y que serán claves en la segunda vuelta. Por detrás quedaron Nicolás del Caño candidato del Frente de Izquierdas con un 3.2%, Margarita Estolbizer de la coalición Progresista con un 2.52% y el Peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá que se presentó con la coalición Compromiso Federal y obtuvo el 1.67%.

Anuncios
Anuncios

Tras seis interminables horas, desde el cierre de los colegios electorales, el gobierno dio a conocer los resultados y la euforia se desataba en la sede de Cambiemos. La segunda vuelta brinda una oportunidad para el cambio tras 12 años de Kirchnerismo. El resultado obtenido por Macri es más abultado de lo que las encuestas habían pronosticado, se ha quedado muy cerca de Daniel Scioli, que ha perdido votos en favor de su principal oponente. La decepción entre los seguidores de Frente Amplio era evidente. Habían ganado, pero no de la forma que preveían las encuestas y muy por debajo del 52,12% que Cristina Fernández de Kirchner obtuvo hace cuatro años.

Los éxitos conseguidos por los Kirchner desde que llegaron al #Poder en 2003, después de la crisis del corralito en 2001, la peor de la historia reciente de Argentina, no ha sido suficiente.

Anuncios

Los factores que explican este hundimiento son diversos. Por un lado Daniel Scioli no tiene el tirón que aún hoy conserva su antecesora. Por otro lado el candidato oficialista no es un kirchnerista puro, ya que se encuentra alineado a la derecha de la izquierdista presidenta y más cercano al centro político. Los escándalos de corrupción como en el que se encuentra imputado el vicepresidente Amado Boudou y las continuas acusaciones contra el gobierno por parte de la oposición han pesado al candidato del Frente para la Victoria. Pero también, por primera vez en muchos años, ha habido una alternativa fuerte y creíble cristalizada por el exitoso alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri. Scioli y Macri se jugarán la presidencia de la República Argentina el próximo 22 de Noviembre en la segunda vuelta.