El rescate de más de 600 personas por la Guardia Civil en el Mediterráneo ha sacado a la luz la participación española en las acciones de rescate en aguas cercanas a las costas libias, punto de partida de la mayoría de barcazas de inmigrantes. 

La Guardia Civil actúa en la zona porque forma parte del dispositivo comunitario Tritón. A diferencia de operaciones anteriores, en los que los países de la Unión Europea trabajaban en la zona para rescatar inmigrantes, en este caso la operación es solo de vigilancia y control de fronteras. 

Sí hay rescates, por razones humanitarias, cuando hay inmigrantes que están en peligro, pero la función no es la de socorrer.

Anuncios
Anuncios

Es así porque las autoridades europeas acordaron que la antigua operación, Mare Nostrum, que sí era de salvamento, provocaba un "efecto llamada" y por eso la cancelaron. 

Tritón cuenta, para la vigilancia de las fronteras de los países de la Unión Europea, con un presupuesto de casi 3 millones de euros al mes y para los rescates tiene dos aviones, un helicóptero, dos barcas de salvamento y cuatro naves para patrullar. 

El papa y la inmigración 

La defensa de Jorge Bergoglio de los inmigrantes #Crisis