Roma siempre había presumido de estar libre de la mafia, pero esta teoría saltó por los aires el pasado mes de junio. Fue entonces cuando la fiscalía descubrió una trama mafiosa que se terminó llamando "Mafia Capitale" y que demostró que la capital también está corrompida por los capos mafiosos, más famosos en el sur de Italia aunque también presentes en el resto del país.

Las interceptaciones telefónicas de la policía descubrieron conversaciones en las que los criminales hablaban sobre los negocios que hacían con los servicios sociales y, en especial, con la acogida de inmigrantes, porque "con los inmigrantes se gana más que con la droga", según dijeron ellos mismos. 

La emergencia migratoria, bajo el control de los mafiosos.

Anuncios
Anuncios

También lo estuvieron la recogida de basuras y la gestión de campamentos, con la que políticos municipales y grandes empresarios se repartían sueldos millonarios.

Es uno de los factores clave del deterioro de la ciudad, porque la gestión de servicios municipales quedó en manos de quienes hacían negocios ilegales. Han sido arrestadas más de 37 personas e investigadas otras 40, entre ellas, el antiguo alcalde romano, Gianni Alemanno. 

El papa y los inmigrantes 

La caída de Roma #Crisis #Terrorismo