Las acciones  violentas ocurridas en el "día de la ira" desataron la  respuesta de Israel, que terminó con una enorme lista de palestinos caídos. La mayor parte de ellos por no decir todos, son el resultado de acciones de la policía israelí , en actos callejeros que terminaron generalmente con la muerte violenta  infligida por armas de fuego empuñadas por esas fuerzas policiales.

Los palestinos enterraron a sus muertos en medio de masivas manifestaciones de protesta por la  actitud violenta de Israel. Los jóvenes palestinos se  convirtieron en víctimas-mártires. Israel decidió  evitar toda posibilidad de actos que perjudiquen al país ante la opinión internacional.

Anuncios
Anuncios

La decisión fue no volver a  entregar los cadáveres de los abatidos por su policía, a sus parientes palestinos .Desde ese momento los enterramientos, son llevados a cabo discretamente, en un cementerio local.

Netanyahu decidio acordonar los barrios judíos  para impedir el paso de los "lobos solitarios". Estos son  jóvenes palestinos que sin ninguna filiación o pertenencia a grupos reconocidos, deciden armarse y en respuesta a la exhortación del líder de  Hamas que  esde los altavoces de las mezquitas palestinas, pidió la muerte de los judíos. Sus palabras fueron, "Instamos a los jóvenes a continuar y matar a todo israelí en todas partes cuando los vean".

La militarización de la zona

Más de 300  soldados se sumaron a las fuerzas policiales, que han sido desbordadas en los últimos días. Se colocaron detectores de metales y cámaras de vídeo,  en la entrada de la Explanada de las Mezquitas.

Anuncios

Los ciudadanos judíos han decidido armarse como  puedan para protegerse de la  amenaza que representan los "lobos solitarios" que entran a la ciudad a atentar contra ellos.

La preservación del status quo en la Explanada de las Mezquitas. Por acuerdos internacionales aprobados por ambas partes, los judíos pueden visitar la explanada pero no rezar allí. Esto es  resistido por los ultranacionalistas de Israel que quieren demoler las mezquitas de Al Aqsa y el Domo de la Roca,  y erigir el Tercer Templo.

En la última visita de los ultranacionalistas, la policía israelí que es la encargada  de  custodiar  la entrada  a la Explanada, debió intervenir activamente para calmar la revuelta. Balas de goma y bombas de estruendo por un lado , piedras por el otro,  profanan los lugares santos.  #ONU #Estado Islámico