En su condición de ex secretaria de Estado de #Estados Unidos, para el año 2012, fecha en la que se llevó a cabo el atentado en contra del consulado de EE UU en Bengasi, Libia, Hillary Clinton compareció ante el Congreso en una sesión maratónica de once 11 horas. La actual candidata ante la presidencia de la República de Estados Unidos, por el Partido Demócrata, tuvo una actitud tranquila y segura, respondiendo, además por el asunto de los correos electrónicos que se efectuaron en el periodo en que fungía como diplomática estadounidense, hecho éste, que ha revestido el comienzo de la campaña de Clinton.

La comparecencia ante la audiencia que forma parte de la investigación sobre el referido atentado en Bengasi, donde hubo 4 muertos estadounidenses, entre los cuales figuran en embajador de entonces en Trípoli, ciudadano Christopher Stevens, configura una oportunidad extraordinaria para que el denominado Partido Republicano, el cual está representado por Clinton, para sobre salir en la campaña electoral, donde ésta es la favorita delante de todos los otros candidatos presidenciales.

Anuncios
Anuncios

Los riesgos que acarreaba el viaje.

Clinton en la audiencia efectuada ante la Cámara de Representantes defendió el rol que desempeñaba para aquel entonces, como secretaria de Estado en el referido atentado y el cuestionado viaje a Bengasi del que fungió como embajador para ese entonces, señalando que: América debe ser liderada en lugares peligrosos y los diplomáticos que la representan deben seguir su representación en esos lugares peligrosos, indicando además, que cuando América no hace presencia específicamente en sitios inestables, existen consecuencias.

Clinton, respondiendo a las preguntas agudas provenientes de los legisladores republicanos enfatizó admitiendo que el referido viaje era, arriesgado, pero que era, vital, para los llamados: intereses de seguridad de los Estados Unidos.

Anuncios

Subrayó el hecho de que el embajador hico el viaje de manera voluntaria y estuvo dispuesto en asumir los riesgos inherentes al viaje, puesto que el embajador jamás recomendó el cierre del consulado de Bengasi, entendiendo los riesgos, que posteriormente acabaron con su vida.

Asimismo, la ex senadora demócrata resaltó las lecciones aprendidas después del atentado, pero, igualmente resaltó, que los embajadores no les corresponde solicitar autorización o permiso para viajar en el país de su designación.

Seguidamente, Hillary Clinton hizo un recuento sobre los hechos acontecidos el 11 de septiembre de 2012 en Bengasi.