El Vaticano ha expulsado de la Curia romana por salir del armario al prelado polaco Krzysztof Charamsa, oficial en la Congregación para la Doctrina de la Fe. Una expulsión que la Santa Sede decidió de forma inmediata tras declarar su homosexualidad en la portada del diario italiano Corriere della Sera, el principal del país en número de lectores. En una entrevista concedida en este periódico, Charamsa salió del armario, dijo ser gay, tener novio -que es de orígenes catalanes- y estar orgulloso de ello.

Charamsa es polaco, tiene 43 años y hace 17 que vive en Roma. Antes de hacer pública su homosexualidad y ser expulsado de la Curia, trabajaba como secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano y profesor en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Anuncios
Anuncios

"Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de mi identidad. Estoy preparado para pagar las consecuencias, pero es el momento de que la Iglesia abra los ojos y comprenda que la solución que propone, la abstinencia total de la vida del amor, es inhumana". Son las palabras del polaco en el diario y que provocaron su expulsión. Dijo saber que sería expulsado tras estas declaraciones y no tener miedo a las consecuencias de su revelación, que hizo el día antes de comenzar el Sínodo de la Familia, reunión en el que los conocidos como padres sinodales tratarán temas sobre familias, entre los que están los divorciados y las parejas gais.

Él mismo reconoció que su intención era fomentar el debate antes del Sínodo y buscar la protección de la Iglesia hacia los homosexuales.

Anuncios

“Querría decir al Sínodo que el amor homosexual es un amor familiar, que tiene necesidad de la familia. Cada persona, también los gais, las lesbianas o los transexuales, lleva en el corazón un deseo de amor y familiaridad. Cada persona tiene derecho al amor y ese amor debe ser protegido por la sociedad, por las leyes. Pero sobre todo debe ser cuidado por la Iglesia”.

Y afirmó que su caso no es único dentro de la Iglesia católica. Charamsa dijo que hay "muchísimos y fantásticos sacerdotes homosexuales que no tienen la fuerza de cumplir un gesto de liberación" y entendió que son "óptimos ministros de Dios".

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, calificó las declaraciones del prelado como "muy graves e irresponsables" por producirse un día antes del Sínodo. "La elección de declarar algo tan clamoroso en la víspera de la apertura de Sínodo resulta muy grave y no responsable", dijo Lombardi. Y defendió que las declaraciones buscan "someter la asamblea sinodal a una presión mediática injustificada".

Anuncios

Y a esta respuesta inmediata le llegó la reacción de Charamsa, que presentó en sociedad a su novio Eduard, de origen catalán. Pidió que los otros sacerdotes homosexuales que hay tengan la fuerza para salir del armario. Acusó a la Congregación para la Doctrina de la Fe de ser "el corazón de la homofobia de la Iglesia Católica", una homofobia que es "exagerada y paranoica". Sin embargo, tuvo palabras buenas para el #Papa Francisco, a quien calificó como "fantástico".

El Sínodo de las Familias en el Vaticano

El papa saludó en EEUU a la funcionaria que negó el derecho de los gais a casarse #Religión