Las crecientes subidas del nivel del mar junto con las malas prácticas del ser humano y el abandono de las políticas ambientales han provocado que se haya puesto la voz de alarma en dos puntos del planeta, el primero de ellos Tuvalu, un pequeño país situado en el Pacífico sur, el segundo, Bangkok, capital de Tailandia que cada año crece en población y edificaciones.

Cada año que pasa, Bangkok se hunde 10 centímetros, las causas principales de este fenómeno son, además del ya citado aumento del nivel del mar, la masiva construcción de rascacielos y edificios de gran tamaño sobre una ciudad en la que el subsuelo está formado principalmente por arcilla.

Anuncios
Anuncios

Autoridades científicas ya han advertido de la necesidad de frenar las grandes obras arquitectónicas que se llevan a cabo en la ciudad, sobre todo en zonas en las que las inundaciones son frecuentes y en las que sería necesario construir canales de drenaje. Bangok es también conocida como `La Venecia del Oriente´ debido al gran parecido de sus canales con los de la ciudad italiana. Ambas ciudades se encuentran en serio peligro de ser absorbidas por el mar en las próximas décadas.

El caso de Tuvalu es aún más alarmante ya que su punto más alto sobre el nivel del mar tan solo tiene 4 metros de altitud, las subidas del océano han puesto en alerta al ejecutivo de este pequeño país, el pasado mes de julio, Enele Spoaga, primer ministro de Tuvalu viajó a Bruselas para que su caso se expusiera en la cumbre del cambio climático que se celebrará en París en diciembre de este año.

Anuncios

La superficie de Tuvalu es de tan solo 26 kilómetros cuadrados y está ocupada por unos 10.000 habitantes. El #Calentamiento global de la tierra es su principal peligro, ya que un aceleramiento en el deshielo de los casquetes polares podría provocar nuevas subidas del nivel de los océanos que ocasionarían que este país fuera absorbido por el Pacífico obligando a las autoridades a organizar un operativo urgente de evacuación.

Desde el año 2009, diferentes gobiernos de pequeños países insulares ponen la voz de alarma sobre este tema, en aquel año, el presidente de las Maldivas convocó un consejo de ministros que se celebró de forma simbólica bajo el agua con el objetivo de alertar al planeta del peligro del calentamiento global. En España salió a la luz durante el día de ayer la campaña de la organización ecológica Greenpeace en la que aparecían niños disfrazados de los candidatos a la presidencia del gobierno en las elecciones que tendrán lugar el próximo 20 de diciembre bajo el lema de "Que el niño que fuiste no se avergüence del adulto que eres" con el objetivo de evitar que los políticos se olviden del medio ambiente.

#Ecología #Globalización