Ayer lunes por la mañana la Universidad de Mississipi Delta State, de EE.UU. se ha teñido de tragedia. Justo a las 10:45h la universidad cerró las puertas y se aconsejó a todos los que estaban allí presentes, tanto los profesores como los estudiantes, que no se asomaran a las ventanas y que intentaran alejarse lo más posible de ellas.

Según ha dicho una de las trabajadoras de la misma universidad, Jennifer Farish, el tiroteo se ha llevado la vida de una persona y cree que no habrá que lamentar más víctimas pero aún no podía decir quién era la víctima en cuestión porque no podían moverse del lugar en el que se encuentran para evitar más muertos o heridos. 

Hoy se sabe ya que la víctima es un profesor de unos 50 años de edad de la universidad, Ethan Schmidt, y fue abatido en su propio despacho de la universidad recibiendo dos disparos.

Anuncios
Anuncios

Era un profesor de historia de América que trabajaba en la misma universidad en la que ocurrieron los hechos y que este año había sacado a la ventas su segundo libro.

Desde el Twitter de la universidad se alarmó que habían visto a una persona armada cerca de la zona de la Universidad y eso fue lo que les permitió poder tomar medidas de seguridad para evitar que algo más grave hubiera pasado. Aún así se ha perdido una vida inocente por culpa del tiroteo. De seguida se mandaron tanto helicópteros como policías en coches para poder coger al culpable del tiroteo.

Por el momento se desconoce la identidad del atacante aunque se baraja con la hipótesis de que se trate de otro profesor de la universidad, Shannon Lamb de 45 años de edad. De hecho, se le relaciona también con otro tiroteo que de ser confirmado aumentaría su número de víctimas en a 2 porque otra mujer falleció en el anterior tiroteo de Gautier, cerca de la universidad.

Por el momento no se han retomado las clases aunque probablemente mañana vuelvan a abrir las puertas de la universidad estatal de Mississipi para seguir dando clases como se hace habitualmente.

Anuncios

                                                                                                                                                                                                                                 #Estados Unidos #Corrupción