Hasta día de hoy el récord de más kilos obtenidos de una sola oveja había sido para Nueva Zelanda pero ha sido desbancado por Australia porque este año unos esquiladores han obtenido más de 40 kilos de lana de una oveja (42,30 kilos para ser exactos).El récord anterior estaba a casi 30 kilos (28,9 kilos), así que este lo supera con creces.

Se trata de una oveja que llevaba años sin que nadie la esquilara y que pese a haber sido la clave para lograr este récord mundial está siendo una gran polémica por los protectores de animales. El pobre animal tenía tanta lana encima que a penas se podía mover, casi no andaba porque le suponía un enorme esfuerzo tener que cargar con todos esos kilos de lana encima.

Anuncios
Anuncios

Según la organización, esta oveja hacía más de cinco años que no había sido esquilada y eso es un grave problema de crueldad animal.

Las ovejas suelen esquilarse cada año por su bienestar y ya en un año pueden llegar a dar hasta 5 kilos de lana. Esta tenía más de 40 kilos encima así que ya os podéis hacer una idea de los problemas que debía tener para moverse.

Le han llamado Chris y la encontraron unas personas que iban andando camino al santuario de Mulligans Flat Woodlans, en Australia. la oveja estaba cerca de una granja pero unos cuantos kilómetros más allá y se cree que podría venir de esta granja aunque no está claro todavía.

RSPCA es una organización que trabaja en defensa de los #Animales y en protección y prevención para ayudar a detener la crueldad de los animales y fueron ellos los que se hicieron cargo de Chris después que la encontraran perdida y casi sin poder andar.

Anuncios

Lo primero que hicieron fue sacarle toda esa lana de encima y recurrieron a Ian Elkins, uno de los mejores esquiladores del país que ha ganado 4 veces distintos campeonatos de esquilar ovejas. Y aún así, necesitó casi 50 minutos para poder sacarle toda la lana y tuvo que hacerlo con ayuda de más gente. Para que os hagáis a la idea, normalmente una tardan menos de 5 minutos en esquilar una oveja que ha pasado un año sin ser esquilada.

Un nuevo récord mundial, y una nueva polémica generada en defensa contra la crueldad de los animales.