Utah, Estados Unidos, Amber Telford, una profesora de danza que tiene 33 años de edad, quien gracias a sus malas decisiones tendrá que hacer 150 horas de servicio comunitario y pasar un mes en la cárcel. ¿Por qué? Gracias a que ella se le encontró teniendo relaciones sexuales con un menor de edad, quien resultó ser el hijo del investigador que fue contratado para seguirla e investigarla por sospechas de infidelidad.

Como suele suceder en este tipo de casos, las relaciones que esta profesora tuvo con el menor estuvieron bajo la sombra durante mucho tiempo, hasta que el marido de ella, Pual Telford, empezó a tener ciertas sospechas sobre la infidelidad de su esposa.

Anuncios
Anuncios

Comenzó a notar las típicas señales del engaño, ella no le prestaba atención, se negaba rápidamente a tener relaciones con él y “pasaba mucho más tiempo en sus clases” que en la casa y que con él.

Por esto su esposo decidió contratar al detective, quien comenzó a hacer su trabajo convirtiéndose en la sombra silenciosa de la profesora. Durante varias semanas llevo a cabo su investigación, colocando cámaras ocultas en la academia de baile en dónde trabaja la profesora, hasta que un buen día logro obtener las pruebas que necesitaba. En las pruebas pudo ver que la academia “Colette Dancing School” se transformaba en un lugar en el que esta profesora hacia mucho más que bailar con sus estudiantes.

La reacción viral que tuvieron las acciones de esta profesora exploto cuando el investigador averiguo quién era el que estaba teniendo sexo con la profesora, y es que se encontró con un hombre que no esperaba por nada del mundo, ya que era su hijo quien hacia actividades extra con la profesora.

Anuncios

La profesora no fue arrestada por ser infiel, sino por ser acusada de engañar al menor de edad (hijo del investigador) con regalos y una seducción sin igual. Una vez que la profesora tuvo que hablar ante el juez, se supo que ella había pasado a recoger al menor de edad a su casa en repetidas ocasiones, pero no lo recogía para llevarlo al instituto de danza, sino que en su lugar, la profesora manejaba en su coche hasta el tranquilo estacionamiento de una iglesia local, en dónde se declaró que mantuvieron largas sesiones de relaciones sexuales en el asiento trasero del automóvil.

La profesora ya fue condenada, y después de pasar 31 días en prisión tendrá que salir para cumplir sus 150 horas de servicio comunitario, además de que obviamente, su esposo se ha divorciado de ella, por lo que tendrá que trabajar más para poder mantenerse, teniendo en cuanta que después de lo que ha hecho no le resultara muy sencillo encontrar un trabajo en el que pueda ganar lo suficiente para mantener el estilo de vida que tenía antes de ser culpada. #Estados Unidos