Sisa Abu Daooh, una mujer egipcia que estaba embarazada cuando su marido murió en los 70s, ha vivido trabajando como hombre durante los últimos 42 años, ya que esta era la única forma en la que pudo mantener un trabajo para así podemos mantener a su hija, Hoda.

Durante estos 42 años ella estuvo trabajando como lustradora de zapatos en Luxor. Durante todos estos años ella se sentaba con ellos en la cafetería, oraba con ellos en la mezquita local y se vestía justamente como ellos (con pantalones y la túnica tradicional que va hasta el piso que se conoce como galabeya).

Todos pensaban que ella era hombre, hasta que hace algunas semanas Sisa decidio revelar públicamente el secreto que había tenido durante 42 años.

Anuncios
Anuncios

Después de esto el presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, la premio con el reconocimiento a las mujeres cabeza de familia, debido a todas las dificultades que ella había tenido que pasar durante todos estos años y por el gran esfuerzo que tuvo que hacer.

El presidente comentó:  “Es una mujer ejemplar y trabajadora”, justo cuando le daba el reconocimiento a la mujer, además de que esto no fue todo, se le otorgo una ayuda económica de 6 mil dólares.

Después de esto se le hizo una entrevista, en la que ella comento que empezó a hacerse pasar por un hombre debido a la necesidad de encontrar trabajo en un mercado que está dominado por hombres y que cuenta con restricciones laborales para las mujeres, todo con la necesidad de ganar lo suficiente para poder darle la mejor vida posible a su hija.

Anuncios

A lo largo de estas cuatro décadas ella estuvo trabajando muy duro lustrando zapatos y haciendo ladrillos, con lo que logro mantener a su hija con un estilo de vida respetable.

Cuando se puso a recordar los primeros años, confeso que estos fueron muy duros, en los que incluso fue víctima de abuso verbal y físico por parte de las personas que descubrían su pequeño secreto. Estuvo trabajando durante 7 años en la construcción y haciendo algunos trabajos manuales, en dónde a los demás no les importaba que ella fuera mujer o simplemente no tenían ni la mejor idea, simplemente decían “Él hace bien su trabajo”.

Sabemos que en muchas partes del mundo hay una desigualdad laboral muy grande entre las mujeres y los hombres, pero por muy mala suerte que tengas, tienes que saber que Egipto es uno de los países en los que esta desigualdad es realmente evidente. #Supervivientes #Accidentes