Hawai utiliza el calor de sus océanos para producir energía, sin duda, un gran valor para la Tierra y para la economía. El 21 de agosto se inauguró en la isla de Hawai, la infraestructura más grande del mundo que hace uso de la conversión de energía térmica del océano. Lo han bautizado como Ocean Thermal Energy Conversion (OTEC) porque explota el gradiente térmico del océano, es decir, la diferencia de temperatura entre el agua superficial y las aguas más profundas.

Para llevar a cabo el trabajo ha intervenido la empresa Makai Ocean Engineering, implicada en las #Energías renovables. La planta se ha contruído cerca del laboratorio Natural Energy Laboratory of Hawaii Authority  (NELHA) y será capaz de producir 100 kW de potencia de una manera sostenible, suficiente para abastecer cerca de 120 hogares durante un año.

Anuncios
Anuncios

Lo que sucede es que el agua caliente de la superficie que se encuentra a una temperatura de aproximadamente 25 °C entra en un evaporador. Los vapores producidos pasan entonces a través de una turbina y cuando el agua entra en la red produce electricidad.

Los vapores pasan también a través de un condensador en el que el contacto se lleva a cabo con el agua que viene de las profundidades y que tiene una temperatura de aproximadamente 5 °C. De esta forma, los vapores se condensan y se vuelven de nuevo a estado líquido, siendo así capaces de volver a la circulación.

Duke Hartman, vicepresidente de desarrollo de negocios en el Makai, explica que: "Cerca del 70% de la luz solar que llega a la Tierra es absorbida por los océanos. Gran parte de esta energía se captura por la superficie de los océanos en forma de calor. De esta manera se puede extraer esa energía las 24 horas del día, los 7 días de la semana y usarlo cuando queramos, sin tener que almacenarlo".

El gobernador de la isla de Hawai, David Ige, expresó su entusiasmo por el proyecto: "Este sistema proporciona una prueba de que es realmente necesario negociar la tecnología de conversión de energía térmica oceánica, y apoyar la innovación, y sirve como un trampolín para plantas más grandes que proporcionen cantidades significativas de energía estable y limpia a Hawaii y otros lugares de Asia, en el Pacífico como por ejemplo en Okinawa en un futuro próximo".

Además de la ventaja de la isla para avanzar hacia una independencia energética también se beneficiarán de las ganancias de la energía vertida a la red, que financiará nuevas investigaciones sobre el desarrollo de la tecnología.

Anuncios

Los costos son prohibitivos por el momento para que sea un sistema comercial, pero los expertos están trabajando para reducirlos y están convencidos de que esta fuente de energía podría ser importante para crear una red estable de energía renovable y, con el tiempo, más económica. #Emprendedores