En Alemania, una periodista pudo captar momentos tan hermosos como cuando una niña alemana de corta edad compartía sus caramelos con una de las niñas refugiadas de Siria. También se ven en las imágenes los refugiados comiendo alimentos que algunos restaurantes les dan como por ejemplo pizzas o pasta. 

Estos son los gestos más hermosos y conmovedores de la red que nos ayudan a crear un mundo mejor y a ver que aún existe un poco de esperanza en este mundo loco y que cada vez parece que se haya vuelto más inhumano. Esta es la clase de valores que el mundo necesita recuperar y que tendríamos que empezar a valorar.

Casandra Vinograd, la periodista de la NBC (Estados Unidos), captó estas imágenes emocionada y ya ha recibido elogios y miles de visitas desde todo el mundo por difundir momentos tan hermosos que aunque parezcan sólo un gesto de una niña son mucho más que eso. 

Crear un mundo mejor está en la mano de todos.

Anuncios
Anuncios

Este tipo de vídeos son los que deberían dar la vuelta al mundo y ser un ejemplo a seguir para la humanidad, no el de la reportera húngara Petra Laszlo que hizo la zancadilla a un padre sirio que iba con su hija en brazos y escapaba de la policía y a varios refugiados más. La que después dimitió después de que se emitieran sus imágenes alrededor del mundo y que dijo, "Siento sinceramente lo ocurrido. Prácticamente estoy en un estado de 'shock' por lo que hice y por lo que están haciendo conmigo". 

La gente debe ser más humilde y tolerante. Como la niña alemana y su madre. Sólo de esta forma se puede crear un mundo mejor en el que no haya diferencias de religión, raza y color de piel. En el que las fronteras de los países sólo sirvan para limitar territorios pero no se hagan distinciones entre los ciudadanos.

Anuncios

Y en los que unos no se vean mejores ni superiores a otros. 

Aunque esto sea una utopía porque nunca ha habido esta igualdad en la Tierra y la religión y las naciones se encargan de separar y crear odio entre los humanos.                                                       #Internet #Niños #Siria