El carisma de Donald J. Trump le está alzando en las encuestas. Un lenguaje sin tapujos -insultante a veces- parece incrementar su popularidad. Aunque sus palabras se convierten en dardos envenenados él, multimillonario, tiburón financier y fiel reflejo del sueño americano, no parece inmutarse. Sin rivales en el horizonte sólo un neurocirujano -Ben Carson- retirado parece robarle algo de protagonismo estos últimos días.

Tantas joyas ha dejado por el camino como víctimas. Primero apuntó a los inmigrantes con su ya famoso "muro" en la frontera con México. Después vinieron los desencuentros con la periodista de Fox Megyn Kelly -incluso en pleno debate- y los descalificativos hacia la única mujer candidata, y su rival, Carly Fiorina. 

A muchos, esta actitud grotesca, soberbia, les trae a la memoria la figura de Richard M.

Anuncios
Anuncios

Nixon. Trigésimo séptimo presidente de los #Estados Unidos, será recordado por ser el único en dimitir del cargo. Con un estilo agresivo el lema principal de su campaña resulta revelador. 'Ley y Orden'. Al igual que Trump ahora, Nixon apeló a la unión de los estadounidenses -mayoría silenciosa- allá por 1969. 

Una relación entre ambos que, más de treinta años después, parece no ser casualidad. El 21 de diciembre de 1987 Nixon -ya lejos de la Casa Blanca- escribió una carta de admiración al tiburón inmobiliario, según la última biografía del señor Trump, 'Never Enough' ('Nunca es Suficiente'), escrita por Michael D' Antonio.

En esas escasas cinco líneas Nixon hace referencia a su esposa, Pat Nixon. La que fuera Primera Dama, que había visto la intervención de Trump en el programa Donahue, había alcanzado una conclusión: estuvo genial.

Anuncios

Confesión que Richard Nixon, quien no había visto la emisión, no dudó en trasladar a Donald Trump. La noticia no termina ahí. Pat Nixon, que debía tener buen ojo para la política, le dijo a su marido que cuando Trump decidiera postularse como candidato a la Casa Blanca iba a ganar. 

Nunca sabremos si ese mensaje ha impulsado a Donald Trump a presentarse como precandidato republicano a la presidencia. Lo que sí parece es que la mujer de Nixon no anda muy desacertada. Ahora cada uno valorará si Pat tenía también buen gusto.   #Elecciones