La frontera serbo-croata está recibiendo a miles de personas tras el cierre de las fronteras de Hungría. Los refugiados sirios han optado por seguir esta ruta como alternativa a su camino al norte de Europa ante la decisión del gobierno húngaro.

Serbia y Croacia, antiguos enemigos de los Balcanes, están manteniendo una tensa relación, sobretodo después de que miles de exiliados llegaran a tierras croatas procedentes de territorios serbios, y el Gobierno croata decidiera cerrar su frontera con el país vecino momentáneamente.

Esta decisión provocó duras críticas por parte del Gobierno serbio, que acusaba al país vecino de dañar la economía del país a consecuencia de la decisión tomada por los croatas, que pretendían ejercer presión sobre sus vecinos para evitar el flujo de refugiados bloqueados en su paso a Hungría.

Anuncios
Anuncios

En un tira y afloja de ambos países, Croacia decidió prohibir el paso al transporte de mercancías (salvo perecederas) y dejando una sola vía de acceso a Serbia. Los serbios respondieron ejerciendo exactamente la misma medida en el camino inverso.

Ante esto, desde Zagreb se intentó tensar aún más la cuerda prohibiendo el paso a cualquier vehículo que estuviera registrado en Serbia. Aunque no se ha bloqueado la entrada a ciudadanos por parte de ninguno de los dos países, las decisiones complican bastante el paso a pie, al que es bastante difícil de acceder sin vehículos.

El primer ministro de Croacia ha declarado que no habrá guerra ni violencia pero desaprueba el comportamiento de Serbia.

Ambos países, antiguos integrantes de la extinta Yugoslavia, ya se enfrentaron en la guerra de la primera mitad de la década de los noventa tras la declaración de independencia de Croacia.

Anuncios

El Gobierno serbio, por su parte, ha criticado duramente las restricciones croatas, a las que consideran de carácter discriminatorio y que recuerdan al pasado, "a la Croacia independentista fascista".

Croacia es miembro de la #Unión Europea desde hace un par de años y Serbia aún es candidato a serlo.

Se reabren viejas heridas en los Balcanes a consecuencia de los refugiados sirios, pasándose la pelota y desentendiéndose del drama que viven los exiliados sirios.

Ensimismados en su egoísmo parece que ya no recuerdan la cruenta guerra que sufrieron y que aún hoy presenta cicatrices, "el problema sirio" continúa y todas las medidas adoptadas por Europa son insuficientes y escasas. #Inmigración #Siria