Shenzhen Qianhai Livall es una empresa de tecnología de gran prestigio en la China y tras la demanda del uso de bicicletas en el país que va en auge ha decidido implicarse en este sector. 

A nivel mundial se quiere fomentar el uso de las bicicletas por parte de los usuarios para intentar reducir el tránsito de coches y reducir la contaminación al mismo tiempo que se mejora la salud de quienes hacen uso de este medio de transporte. Y China no es ninguna excepción. De hecho, cada vez se ven más bicicletas circulando por las carreteras y menos coches y por eso se está invirtiendo más en la investigación y desarrollo de todo lo que tiene relación con el mundo de la bicicleta.

Anuncios
Anuncios

La empresa Shenzhen ha creado un casco inteligente y lo ha dado a conocer en la Feria de Berlín este mismo mes. 

El lema de este proyecto es seguir potenciando el uso de la bicicleta que ya va creciendo de forma exponencial pero a la vez incrementar también la seguridad de este medio de transporte porque aunque sea uno de los mejores comparado con otros tipos de transporte sigue habiendo cifras elevadas de accidentes de bicicleta y se quieren reducir los accidentes y la gravedad de estos.

“Por eso quisimos hacer un casco seguro que usando la tecnología ayude a las personas. Con LIVALL las personas pueden escuchar música, contestar su celular sin sacarlo del bolsillo, tener un walkie-talkie para cuando van con sus amigos y hasta un sistema de alarma”,dijo Qi Wang, investigador principal que forma parte de la creación del casco inteligente. 

El único problema es que falta dinero para poder seguir con el proyecto y este es uno de los motivos que les ha llevado a presentar su proyecto en la feria de Berlín.

Anuncios

Por el momento hay mucho apoyo al proyecto y ya ha podido recaudar 171.409 dólares  que les permitirán seguir adelante y llevarlo a cabo en poco tiempo. De hecho, sólo necesitaban 20 mil dólares así que han conseguido mucho más de lo que esperaban. 

¿Qué tiene de especial el casco Livall?

El casco va conectado al teléfono móvil y a la bicicleta, tiene unas luces que le permiten verse de noche y además poder indicar tanto a los coches de su alrededor como a las personas que haya que la bicicleta va a realizar algún giro y hacia dónde lo hará. 

También consta de unos auriculares y micrófono que permiten poder hacer uso del teléfono sin tener que tocarlo e incluso comunicarse con otras personas que también lleven el casco. 

Además, el casco puede detectar si el ciclista se ha caído y no se puede levantar y entonces envía una señal de emergencia para que puedan venir a atenderlo. Lo hace mediante el envío de un sms a las personas que el ciclista haya configurado antes en el aparato en el que se les indica el lugar en el que se encuentra y la causa de la alerta del mensaje.  #Emprendedores #Empresas