Si una pérdida de un ser humano ya es dolorosa de por sí, si asesinar a alguien es uno de los peores delitos contemplados por el ser humano, imaginaros ser viajero en un país extranjero y acabar muerto porque te confundan con un terrorista. No es una pesadilla contada para quitaros el sueño. ¡No! Ojalá. Es lo que le ha ocurrido a un grupo de turistas mexicanos que estaba de viaje por Egipto.

 

El territorio inhóspito Egipcio en la que han sido atacados los turistas mexicanos, fue una región que anteriormente se utilizaba para visitar los oasis de la zona.

 

Pero, después de varios ataques contra las fuerzas de seguridad del país en esta misma zona desértica, que por estar cercano a la frontera con Libia se utilizaba para el tráfico de armas, las autoridades egipcias decidieron limitar el paso.

Anuncios
Anuncios

 

El Ministerio del Interior mediante un comunicado afirmó que una patrulla conjunta de la Policía y el Ejército se encontraba en el lugar persiguiendo a “elementos terroristas” (según palabras textuales) en la zona del desierto occidental donde no está permitido el acceso.

 

El resultado, doce personas muertas entre turistas y guías y diez personas heridas que se encuentran en esto momentos hospitalizadas.

 

Sin embargo, desde la Secretaría de Relaciones Exteriores de México se apunta que hasta el momento sólo dos de los fallecidos han sido reconocidos como ciudadanos del país. El resto de fallecidos hasta el momento, no ha podido ser identificados ni se ha podido confirmar sus nombres por parte de la Cancillería.

 

Jorge Álvarez Fuentes, Embajador de México en Egipto, se desplazó al Hospital Dar-el-Fouad para interesarse por la salud de los heridos y tener una conversación personal con cinco de los cuales su estado de salud es estable pese a que aún siguen ingresados en el centro hospitalario.

Anuncios

 

El presidente de México Enrique Peña Nieto, mediante su cuenta de Twitter, condenó lo sucedido a sus compatriotas y requirió una pesquisa a fondo para dar una explicación que tranquilice, no sólo a las familias de los que se encuentran en dicho territorio en estos momentos siendo atendidos por sus lesiones tras el altercado sino también para todos aquellos que aún no han podido contactar con los suyos y que se encuentran por la zona.

 

El presidente también espera que las de las autoridades egipcias propicien la ayuda y el apoyo necesario a los conciudadanos mexicanos que están siendo trasladados a El Cairo pudiendo garantizar como máxima prioridad su seguridad hasta el regreso a su país de origen.

 

Nadie desea emprender un viaje a una zona donde el conflicto forma parte de su día a día. Pero nadie desea o espera que un periodo vacacional siempre tan deseado, se convierta en el último.

  #Estado Islámico