David y Ornella Steiner, una pareja de turistas franceses, fueron encontrados muertos en las brillantes dunas de arena blanca de Nuevo México, pero su hijo Enzo sobrevivió a las terribles condiciones de temperatura superiores a los 38ºC. 

La pareja de franceses que murieron caminando bajo el calor abrasador del desierto de Nuevo México logró salvar la vida de su hijo de diez años de edad dándole la mayor parte de su fuente de subministro de agua, dijo la policía.

David y Ornella Steiner, los turistas de la pequeña ciudad francesa de Borgoña, le habían dado dos sorbos de agua al niño por cada sorbo que tomaban ellos mismos.

Anuncios
Anuncios

Y eso fue lo que le permitió a Enzo aferrarse a la vida. Sin embargo la pareja se desvaneció bajo el sol del desierto.

"Eso puede ser lo que salvó al pequeño. Él es mucho más pequeño y tenía el doble de agua", dijo el alguacil Benny House del contado de Otero. Según los informes. sólo tenían dos botellas de medio litro de agua para los tres - mucho menos que los cuatro litros por persona recomendados por las autoridades.

Las vacaciones de los Steiners al sur de Estados Unidos empezó a ir mal en la mañana del martes cuando la señora Steiner, de 51 años, comenzó a sentirse mal durante su caminata a través de White Sands National Monument.

Quejándose del calor y un dolor de una lesión en la rodilla, se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia el coche, pero sólo pudo recorrer 100 metros antes de desplomarse.

Anuncios

El cuerpo de la señora Steiner fue encontrado por el personal del parque, pero no podrían haber encontrado al padre ni al hijo si no fuera por la cámara digital de la mujer donde la última fotografía era de los dos justo a la entrada del parque, así supieron que iba acompañada. Los investigadores encontraron alSr. Steiner, de 42 años, y su hijo en el parque. El padre al parecer, se había desorientado con el calor y la llevó a su hijo fuera de la pista."Siguía diciendo al hijo que el vehículo estaba justo ahí" . El calor estaba afectando a su juicio," dijo el sheriff.

Enzo estaba deshidratado y la policía encontró casi inconsciente cerca de su padre muerto.

Los Steiners no son los primeros en morir el en el Monumento Nacional de White Sands. Una mujer estadounidense murió en 2009 y un turista japonés fue asesinado en 2011. El parque es famoso por su deslumbrante arena blanca pero el camino puede ser difícil de seguir y está marcado por postes de señales de color naranja.

"Creo que no estaban preparados para ese tipo de calor. Sólo creo que subestimaron el desierto", dijo el sheriff.

Enzo fue llevado de vuelta a Francia el domingo a casa de su abuela y su familia. #Niños