Parece ser que una nueva ola de violencia y sangre ha salpicado São Paulo, pues al menos 20 muertos han aparecido tras las dos y media de violencia a destajo producida en el centro de la ciudad. El área metropolitana se ha convertido esta noche en una batalla campal donde los muertos se contaban por decenas.También tenemos más muertos, en total 23, en la ciudad de Osasco, donde fueron baleadas a la salida de un bar, de entre las victimas 10 murieron en el acto. Todo indica, según la Policía, que los ataques estaban planeados, pues la coordinación de cada uno de ellos denota eso, y puede que todos tengan alguna relación. Los ataques tuvieron lugar alrededor de las 20.30 (hora local), cuando el bar de Osasco donde se produjeron las muertes estaba cerrando y la gente comenzaba a salir.

Anuncios
Anuncios

Tras el ataque del bar de Osasco, hubo otras siete víctimas más en la misma ciudad, y luego los ataques continuaron sus andadas hacia Barueri, una ciudad cercana, donde fueron asesinadas tres personas más. Hay testimonios que indican que los sospechosos disparaban a diestro y siniestro desde el interior de un coche, esto en algunas de las zonas afectadas, pues otros testigos advierten de que los atacantes preguntaban a las víctimas por antecedentes antes de dispararles a sangre fría, y que eso determinaba si disparaban o no. No es la primera vez que pasa, pues la semana pasada dos hombres fueron asesinados en Pirituba, un barrio fronterizo con Osasco y Barueri. Puede ser que la relación de tanta muerte este sin resolver, pero lo que sí está claro es que guardan relación.

Anuncios

Geraldo Alckmin, gobernador del estado de São Paulo, ha procurado apoyar a las familias de las víctimas, ha cancelado su agenda oficial de este viernes y poder reunirse con el secretario estatal de Seguridad Pública, Alexandre Moraes. Es un problema ya demasiado frecuente en el país brasileño, las bandas armadas campan a sus anchas por las calles cariocas sin oposición suficiente, por ello el gobernador Alckmin pedirá a Moraes el reforzamiento policial en las zonas afectadas para combatir a esos cafres de una vez por todas. #Terrorismo #Brasil