El guardia de seguridad que la noche del martes afirmó haber recibido un disparo en el pecho por un hombre armado fuera de la Universidad de Oslo, ha admitido a la policía que él mismo se pegó un tiro y luego puso una bomba falsa en la escena.

"El guardia de seguridad ha declarado que él mismo se ha disparado y ha colocado el objeto", ha dicho Grete Lien Metlid de la Policía de Oslo para NRK en una conferencia de prensa este jueves por la mañana. El guardia, que trabajaba para la empresa de seguridad Nokas, dijo a la policía que había sido tiroteado por dos hombres, uno de los cuales era blanco y que ambos hablaban en Inglés.

Anuncios
Anuncios

Y también dijo que todo esto tuvo lugar antes de las 3 de la mañana. 

El paciente (el guardia) tuvo que ser tratado en el hospital por heridas leves. Aunque tenía el impacto de una bala hay que recordar que su pecho estaba protegido por un chaleco a prueba de balas. 

Pero en su segunda entrevista con la policía la noche del miércoles, se rompió y confesó lo que había hecho. El "ataque" fue el tercer incidente del mismo guardia en los últimos tres años, dijo Metlid. En 2013, le tuvieron que hacer varios puntos de sutura en el brazo después de afirmar que había sido apuñalado, y el noviembre pasado fue atacado con un arma de aturdimiento y estrangulado por dos asaltantes. 

Metlid se negó a comentar sobre si la policía cree que los otros dos incidentes también se los había inventado aunque hay una alta probabilidad de que esto sea así. 

La policía acordonó el campus Blindern de la Universidad de Oslo este miércoles, y restringió el acceso a la estación de metro local.

Anuncios

Además montaron esa zona como área de exclusión después de que encontraron algo parecido a un "objeto-bomba" cerca de la zona donde el hombre afirmó haber sido atacado. Al mediodía, el equipo de desactivación de explosivos se había cerciorado de que el objeto era un engaño. 

El susto se ha magnificado por la tensión que se vive en Noruega por la celebración del cuarto aniversario de los ataques llevados a cabo por extremistas de la extrema derecha por Anders Breivik, el 22 de julio. Este viernes, el ala juvenil del Partido Laborista de Noruega tiene previsto celebrar su primer campamento de verano en la isla de Utoya desde la masacre sangrienta desatada por el extremista ultraderechista Anders Breivik en 2011 y eso hace que haya un ambiente de inquietud y nervios en el país. #Corrupción #Terrorismo