Un camión bomba explotó de madrugada en un mercado de verduras al por mayor en la zona de la Ciudad Sadr. Este e uno de los más mortíferos ataques individuales que golpean la capital iraquí en meses. Por el momento hay 58 muertos y 74 personas más heridas

El atentado ha tenido lugar durante las primeras horas de la mañana de hoy. El camión detonó en el mercado Jameela, una concurrida zona de la capital iraquí Sadr, poco después del amanecer, según confirman dos agentes de la policía local.

La explosión incineró gran parte del mercado dejando calcinados los puestos del mercado de madera y quemando todo lo del alrededor.

Anuncios
Anuncios

Los residentes de la comunidad chií se apresuraron a ayudar a las víctimas, llevando los cadáveres en bolsas de basura y trasladando a los heridos a los hospitales locales en ambulancias o en automóviles personales.

Poco después llegaron los camiones de bomberos y ambulancias. Los bomberos han tenido que estar varias horas para poder apagar del todo el fuego que se produjo.

"Los jueves el mercado está especialmente lleno porque la gente viene de otras provincias para abastecerse de alimentos para el fin de semana", dijo uno de los oficiales de policía. El camión que provocó la explosión fue un camión de refrigeración, por lo que era imposible distinguirlo de otros camiones que transportan productos al mercado.

Cuatro funcionarios del hospital confirmaron las cifras de las víctimas aunque quieren guardar el anonimato porque no están autorizados para hablar con los medios de comunicación.

Anuncios

Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad del ataque aunque se cree que debe ser cosa de los militantes del #Estado Islámico con el objetivo de enviar un mensaje al gobierno chiíta que domina en Bagdad.

Aunque los ataques casi diarios son comunes en la capital, el número de muertos rara vez ha llegado a estos números durante un solo ataque desde el brutal derramamiento de sangre sectario del país en 2006 y 2007.

El grupo militante sunita tiene actualmente territorio en aproximadamente una tercera parte de Irak. Ellos ven a los musulmanes chiítas, así como otras minorías religiosas, como apóstatas.Cuando lanzaron su gran ataque por el norte de Irak el año pasado se comprometieron a continuar en Bagdad. Pero una movilización de combatientes chiítas voluntarios disuadió cualquier ataque significativo en la capital.

El mes pasado, el grupo militante tuvo como objetivo un mercado popular de la provincia oriental de Diyala, matando a más de 115 personas y aunque no se sabe aún con firmeza, es muy probable que en pocas horas se confirme que este atentado también pertenece al mismo grupo militar.