En el Reino Unido existe el turismo de suicidio y una de las frases que lo apoyan es que el "tiempo de conservación ideal para las personas es de 70 años"

La muerte de un ex enfermera británica, que estaba completamente sana, en una clínica de suicidio en Basilea está encendiendo controversia en el Reino Unido en un momento en que el número de extranjeros que vienen a poner fin a su vida en Suiza está aumentando considerablemente.

Gill Pharaoh, de 75 años, decidió morir con dignidad a fin de evitar "el tipo de la #Vejez que siempre he temido y que es horrible". La mujer expuso sus razones en un blog antes de llevar a cabo el suicidio asistido en la clínica Suiza de suicidios este 21 de julio.

Anuncios
Anuncios

"Siempre he estado segura que una vida útil ideal para muchas personas es de unos 70 años", dijo como última frase del blog la enfermera de cuidados paliativos, titulado "Mi última palabra".

Hasta esa edad, Pharaoh dijo que estaba muy en forma y que era plenamente capaz de participar en cualquier actividad que ella quería. "Luego tuve un severo ataque de culebrilla y todo cambió."

Según cuenta la propia enfermera no estaba tomando ningún medicamento, pero era menos activa físicamente, sufríade tinnitus. Otras de las frases que se pueden leer en el blog son: "no quiere seguir este deterioro natural a través de la última etapa de mi vida en la que acabe necesitando la ayuda de otras personas."

En una entrevista con The Sunday Times que realizó antes de su muerte, publicada este domingo, Pharaoh dijo que no quería llegar a ser "una anciana cojeando por el camino con un carro".

Anuncios

Por eso, la enfermera británica decidió viajar a Suiza para acabar con su vida ya que las leyes de Gran Bretaña no permiten el suicidio asistido, una situación que ella esperaba que cambiaran antes que llegara su hora.

El número de "turistas suicidas" que visitan las clínicas suizas se ha duplicado entre 2008 y 2012, un período en que 611 personas de 31 países diferentes han puesto fin a sus vidas en el este país montañoso, según informa un estudio reciente.

De ellos, 126 procedían del Reino Unido, dice el estudio publicado por investigadores de Zurich en el Journal of Medical Ethics. Más del doble de esa cifra provino de Alemania (268), seguido de Francia (66), Italia (44), los EE.UU. (21), Austria (14), Canadá (12), España (8) e Israel (8). #Calidad de vida