Gracias a la difícil situación que se vive en Irak gracias al grupo yihadista, la relación entre Irán y el Occidente ha comenzado a experimentar un momento de acercamiento. William Hague, el Ministro de Exteriores Británico, ha comentado la reapertura de su embajada en Teherán, Irán, la cual había estado cerrada desde un ataque que esta sufrió en el 2011 por varios manifestantes iraníes.

El Ministro mando una carta escrita al parlamente, en el que declaraba que se han dado las circunstancias adecuadas para normalizar la relación entre los dos países. Asimismo, el #Gobierno británico informo que William se había hecho cargo de la crisis en Irak con su homólogo iraní, Mohammed Javad, en una conversación por teléfono.

Anuncios
Anuncios

El ministro comento: “Tenemos dos grandes preocupaciones principales al momento de considerar reabrir nuestra embajada de Teherán. Una es tener la garantía de que todo nuestro personal estará completamente seguro y que tengan la confianza de poder cumplir con su trabajo sin complicaciones u obstáculos”.

La nueva relación que está creciendo entre Irán y los países de occidente no solo se deben al crudo momento por el que está pasando Irak, sino también a la elección de Husán Rohaní como presidente, quien sin duda es más moderno y estuvo de acuerdo a una negociación sobre el programa nuclear. Tenemos que tener en cuenta que estos dos factores han ayudado en gran medida.

Aunque estos factores han ayudado, sin duda alguna el principal motivo sigue siendo frenar el avance que el Estado Islámico está teniendo en Siria (ISIS) e Irak, ya que están buscando una salida rápida antes de que el país quede destruido por completo gracias al fuerte conflicto.

Anuncios

Sir William Patey, el ex embajador británico en Irán, comento que la relación con Irán ha crecido mucho gracias a que las dos partes tienen un gran enemigo en común, ISIS, por lo que es importante tener buena relación con los países que pueden ayudarte.

Como mencionamos anteriormente, la relación entre estos dos países se suspendió en el 2011 cuando un grupo de protestantes en contra de las sanciones internacionales impuestas por el programa nuclear atacaron la embajada con el objetivo de quemar la bandera y saquear toda la documentación ahí guardada.

Esta sanción internacional fue levantada por Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido, la cual fue producto de un informe que el Organismo Internacional de Energía Atómica en el que señalaba que en Teherán se estaba trabajando en el desarrollo de armas nucleares.

Ahora que la tensión en Irán está más tranquila, y con un enemigo en común, las relaciones no tardaran en restablecerse.