Costa Rica depende de que su gobierno tome buenas decisiones con respecto al impulso de unas reformas tributarias en medio de una situación económica  poco alentadora y además una creciente unión entre el sector público y el sector privado.

El déficit fiscal del producto interno bruto se sitúa en 5,4 en el 2014, con índices a superar el 5.9% y hasta llegar al 6% en el 2016, lo que hace urgente la toma de cartas en el asunto por parte del presidente

El presidente está próximo a enviar dos proyectos al congreso para reformar el impuesto sobre la renta y para transformar el de ventas del 13% en uno de valor que vaya aumentando su valor al 15% en tres años de haberse puesto en vigencia, dándole respaldo a esto el presidente afirma que el país no aguanta un año más sin nuevos impuestos lo que ha sido reafirmado por otras figuras políticas como el ex presidente Óscar Arias.

Anuncios
Anuncios

Esto se suma a los demás proyectos de regulaciones de gastos por parte del estado, el presidente se siente en la confianza plena de pedir otro impuesto debido a que según su juicio ha hecho el trabajo de reducir el gasto gubernamental con una serie de medidas, además de los otros anteproyectos presentados al congreso.

Esto es contrarrestado por la opinión de la oposición que acota que el gobierno debería seguir reduciendo el gasto público en vez de lanzar más impuestos que afecten a la población en general.

Además de pedir reducción de pluses y beneficios de salario para los beneficiados del sector público, críticas que han hecho una creciente concentración entre el sector público y privado, a lo que los sectores laborales han acusado a los empresarios de hacer una campaña para desprestigiar a los trabajadores públicos para buscar imponer un modelo neoliberal donde se incluya una nómina de trabajadores públicos más reducida.

Anuncios

El sector empresarial ha recibido fuerte crítica de parte de los sindicatos laborales, los cuales dicen que las empresas deberían dejar de evadir impuestos y que la evasión fiscal debería ser atacada con fuerza, en vez de aprobar nuevos impuestos que afectarán a la clase obrera. El sueldo no se ha ajustado debido a que los precios no han tenido aumento, y el ajuste salarial tiene una formula en base a la inflación.

El gobierno enfrenta un panorama económico difícil, debe tener bien claro lo que quiere para poder enfrentar la disminución de crecimiento de la economía de un 3,4% a 2,8. #Crisis