Decir que Donald Trump es un personaje que a nadie deja indiferente no sería una novedad. Al contrario. Sus declaraciones sobre la política de #Inmigración del actual Gobierno estadounidense, especialmente en relación a los mexicanos, dieron la vuelta al mundo, despertando admiración en algunos, pero sobre todo indignación en muchos otros.

 

Sin que ninguno de ellos lo hayan solicitado, los mexicanos se han convertido en el epicentro de la campaña de aquellos que aspiran a ser vencedores en las primarias del Partido Republicano y, lo que es más importante, en candidatos del partido conservador para dirigir el destino de los #Estados Unidos.

Anuncios
Anuncios

 

Todo comenzó a mediados de junio, cuando Donald Trump habría manifestado su intención de construir un muro que separase la América del Norte de la del Centro. La causa: a su parecer, los inmigrantes que pretenden vivir el sueño americano llevan consigo “lo peor de América Latina”, pues en su opinión se trata narcotraficantes, violadores y criminales. Pero, por si fuese poco esperpento, el aspirante a encabezar la candidatura pretendería retener las remesas de dinero que la inmigración envía a tierras mexicanas. Así mismo, habría manifestado su intención de elevar los aranceles en puertos desde México.

 

Pero todo tiene un límite. Según informa la agencia Reuters, la Secretaría de Relaciones Esteriores del Gobierno Mexicano habría señalado mediante un correo electrónico que las declaraciones emitidas por Trump reflejan “racismo e ignorancia”.

Anuncios

El mencionado organismo recuerda que la inmigración mexicana en Estados Unidos supera los 33 millones y aporta el ocho por ciento del Producto Interior Bruto del vecino del Norte, aseverando que "el impacto de los inmigrantes en la creación de empleos en Estados Unidos es importante”, ya que reporta “aproximadamente 570000 negocios”, lo cual viene siendo “uno de cada 25 negocios en el país".

 

La dependencia del Gobierno mexicano aún aumentaría respecto a las opiniones de Trump que "cualquiera que entienda la profundidad de la relación entre Estados Unidos y México puede darse cuenta de que esas propuestas no son sólo prejuiciosas y absurdas, sino que serían dañinas para el bienestar de ambas sociedades". #Elecciones