Mueren tiroteados en pleno directo una reportera y el cámara poco después de comenzar una entrevista en un centro comercial de Moneta, pueblo perteneciente al Estado de Virginia, #Estados Unidos.

Los hechos sucedieron este miércoles al rededor de las 6:45 AM en un centro comercial de Moneta, Virginia, donde Alison Parker (reportera de 24 años) entrevistaba a Vicki Gardner, una representante de la Cámara de Comercio regional. Todo esto estaba siendo inmortalizado en directo para la cadena de televisión WDBJ-TV por Adam Ward (camarógrafo de 27 años).

Estaba en plena entrevista cuando, desde atrás, un hombre llegó disparando un arma hacia los presentes. Se pudo escuchar perfectamente hasta 8 disparos ante los gritos desesperados de la victima Alison Parker hasta que el canal decidió parar la emisión ante los desafortunados y duros hechos los cuales estaban siendo emitidos en directo.

Anuncios
Anuncios

Alison Parker y Adam Ward murieron en el acto, pero, afortunadamente, Vicki Gardner, la mujer que estaba siendo entrevistada, solo resultó herida.

En la emisión se puede ver cómo tras comenzar la entrevista y escuchar los primeros disparos, el cámara, Adam Ward,  deja caer la cámara al suelo mientras la emisión continua y muestra por un segundo a un sujeto caminando y apuntando con un arma a las victimas.

El asesino de Alison Parker y Adam Ward resultó ser un ex-reportero que fué despedido por la cadena televisiva 2 años atrás, que se hacía llamar Bryce Williams, su nombre real es Vester Lee Flanagan, de 41 años de edad.

Al parecer las victimas y el asesino de estas, tuvieron problemas personales cuando aún eran compañeros de trabajo, puesto que envió un documento de 23 páginas escrito por él, donde se supone que acusaba a sus victimas de discriminación sexual y racial, ya que era homosexual y negro.

Anuncios

Al parecer también cuenta verse impulsado por el asesinato que se cometió el pasado mes de junio de nueve negros en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur a manos de un hombre blanco.

Pero eso no es todo por parte de Vester Lee Flanagan, tras el asesinato estuvo haciendo comentarios a través de las redes sociales Twitter y Facebook sobre sus victimas en los que dejaba claro el odio que les tenia hacia por problemas del pasado y además de eso, publicó un video que grabó el mismo en el momento del asesinato. En el video, grabado por él mismo, se ve cómo se acerca armado con una pistola apuntando a las victimas y después comienza a disparar.

En el video grabado y publicado por el propio asesino se logran oír hasta 15 disparos.

Horas después de lo ocurrido la policía localizó al criminal en un coche de alquiler. Este trató de huir de la policía hasta que se le vió perder el control del vehiculo. Cuando los agentes se acercaron vieron que estaba en estado crítico tras dispararse a sí mismo. Murió poco después de ser trasladado al hospital.