Probablemente, hasta hace poco, estas siglas te sonasen a chino, debido seguramente a la falta de transparencia y al gran secretismo con el que fueron llevadas las negociaciones de ambos tratados. Para resumir, diremos que el TTIP es un tratado de libre comercio entre la Unión Europea y los Estados Unidos, mientras que el CETA es otro acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá.

Ambas alianzas comerciales, sin duda, suponen, en la opinión de buena parte de los europeos, un grave riesgo para el bienestar del Viejo Continente pues, entre otras cosas, consideran que fomentaría el dumping social, favorecería la existencia controles menos rigurosos en relación a productos químicos y alimenticios, otorgaría facilidades para la comercialización de #Alimentos transgénicos, le daría barra libre a la práctica del fracking (considerada altamente contaminante), podría amenazar nuestros sistemas sanitarios públicos, se recortarían derechos laborales,...

Anuncios
Anuncios

Dadas estas inquietudes, un grupo de personas residentes en la Unión Europea ha lanzado una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) contra el TTIP y el CETA llamada Stop TTIP, la cual ha reunido en pocos meses más de 2,5 millones de apoyos. Los organizadores, no obstante, consideran que el 6 de octubre, fecha en que se cierra el plazo de recogida de ICEs, podrían doblar esta cifra, y por eso realizan un llamamiento en su boletín para concienciar a la población sobre los riesgos que conllevarían estos acuerdos y para pedir un último esfuerzo para el aumento de la cantidad de firmas. “Necesitamos proteger nuestra democracia, medio ambiente y los servicios públicos, así como los derechos de los trabajadores, de la ciudadanía y de los consumidores”, declaran al final de un comunicado.

El informe sobre el TTIP fue aprobado en julio

El #Trabajo de los activistas contra el TTIP es, sin duda, una lucha contracorriente.

Anuncios

Y es que, en julio de este año, la Eurocámara ha aprobado el informe relativo a este Tratado Transantlántico Internacional para el Comercio, con votos favorables del Grupo Popular Europeo, de los socialistas y de los liberales. Un mes antes, en junio, la Cámara Europea aplazaba el debate sobre el TTIP por una diferencia de tan sólo dos votos, en una sesión controvertida para la política española dada la ausencia no sólo de eurodiputados del PP, del PSOE y de UPyD, sino también de dos pesos pesados de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Javier Nart. #Euro