"El barco se estropeó... Levanté a la niña por encima del agua... La sacudí y vomitó agua", recordó Mohamed, palestino superviviente del naufragio del 5 de agosto frente a las costas de Libia. El rescatado estuvo a punto de ver cómo su hija pequeña se ahogaba en aguas del Mediterráneo cuando su barco se hundió intentando llegar a Italia. "¿Cómo mantengo a mi niña por encima del agua cuando todo el mundo intenta mantenerse a flote?", se preguntó el palestino

"Yo sé nadar, pero ella no", relató el inmigrante, que afortunadamente logró impedir que su hija se ahogase hasta ser rescatado por el barco de salvamento de Médicos Sin Fronteras Dignity I.

Anuncios
Anuncios

También sobrevivió su mujer, Diana, que pudo mantenerse a flote en el agua hasta ser rescatada.

Como él, son muchos los padres que viajan con sus hijos en barcos en los que la gente permanece hacinada durante muchas horas o incluso días. Los menores son los más vulnerables en estos viajes, en los que los inmigrantes sufren las altas temperaturas y no tienen agua. De hecho, las últimas muertes en el Mediterráneo han sido por asfixia: 49 inmigrantes que viajaban en la bodega de un barco murieron el pasado 15 de agosto.

http://es.blastingnews.com/internacionales/2015/08/veintiun-inmigrantes-murieron-en-italia-en-una-semana-00504313.html

http://es.blastingnews.com/internacionales/2015/08/en-casi-todas-las-pateras-hay-ninos-y-mujeres-embarazadas-00513557.html #Crisis #Inmigración