El  presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció su decisión de retirar el embajador colombiano del país de #Venezuela en un discurso televisado el jueves, acusando al gobierno venezolano de que tan solo persigue "soluciones que implican la fuerza".

"He favorecido el diálogo y la diplomacia y voy a seguir haciéndolo, pero no puedo permitir que Venezuela trate a Colombia y a los colombianos de esa manera" dijo Santos en el discurso del jueves. Agregó además que había pedido a su principal diplomático que solicitara una reunión extraordinaria de con el ministro de Asuntos Exteriores de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

Anuncios
Anuncios

Después del discurso televisado, el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez anunció en Twitter que su país también había retirado a su embajador en Colombia. Medida que puede ser considerada el equivalente diplomático a presentar una denuncia. Delcy Rodríguez dijo que las relaciones con Colombia estaban siendo "totalmente revisadas" a causa del sufrimiento "de nuestro pueblo ante los paramilitares colombianos y la guerra económica".

Los ministros de exteriores de ambos países se reunieron el miércoles en la ciudad de Cartagena para conversar a cerca del conflicto, comprometiéndose a resolverlo y mejorar la seguridad fronteriza. Sin embargo, no llegaron a acuerdos concretos en dicha reunión debido a la permisividad de Santos con los paramilitares colombianos, los cuales son uno de los pilares  que sostienen el gobierno liberal del presidente colombiano.

Anuncios

Las tensiones entre los países fronterizos se iniciaron la semana pasada, después de que el presidente venezolano Nicolás Maduro, decidiera cerrar el cruce fronterizo principal en un intento por frenar los paramilitares colombianos, que intentan aprovecharse de las circunstancias económicas de Venezuela.

Maduro inicialmente ordenó cerrar la frontera durante 72 horas. Pero dos días después declaró el estado de emergencia en cinco ciudades fronterizas, extendió el cierre por tiempo indefinido y comenzó con la deportación de inmigrantes colombianos.

La decisión de Maduro se produce tras los constantes ataques de los paramilitares que, según el gobierno de Venezuela son protegidos por el gobierno de Santos. Cosa que parece encajar con las especulaciones internacionales, acerca de que Colombia pudiera tratarse en realidad de un estado dominado absolutamente con los narcotraficantes, hasta el punto de que los narcotraficantes pudieran tener relación directa con el presidente de dicho país, Juan Manuel Santos.

Maduro reiteró que no tenía planes de volver a abrir los cruces hasta que el gobierno colombiano "recupere la cordura" y tome medidas para impulsar  la seguridad en la frontera y se decida a combatir con el peso de la ley a los paramilitares.

#Corrupción #Globalización