La actual bandera neozelandesa es un paño de color azul que incluye la bandera de Reino Unido, a la que se le suman cuatro estrellas rojas. Este símbolo colonial del Imperio británico nacería en 1902 y ha resultado polémica desde el primer momento, al considerar que 'ignora' el pasado neozelandés anterior a la conquista británica, olvidando su legado maorí y los símbolos de la región.

El primer ministro neozelandés John Key no ha dudado en poner solución al problema y proponer un cambio en la bandera del país, lo que la convertiría en la bandera más joven del mundo, algo que, para algunos, supone una ofensa mayor al pasado histórico del país y los símbolos.

Anuncios
Anuncios

La propuesta, sin embargo, ha despertado el lado más creativo de los partidarios al cambio, que para sorpresa del #Gobierno, han publicado alrededor de 10.300 diseños en la página web del ministerio habilitada al efecto.

Los diseños creados por los entusiastas neozelandeses no han dejado indiferentes a nadie. La página web ha resultado todo un éxito internacional al mostrar diseños que pasan de lo divertido a lo estrafalario, con memorables diseños como la bandera que muestra un kiwi (ave propia de la región neozelandesa) lanzando rayos láser por los ojos y un código QR, algo que hay que destacar, sería muy práctico.

Sin embargo, como era de esperar, aunque un poco decepcionante, algunos diseños se han apartado de esa línea creativa y han optado por diseños serios y refinados. El gobierno ha publicado este lunes una lista de cuarenta diseños predilectos, entre los que destacan las variaciones sobre el helecho de plata, la constelación Cruz del Sur y el koru; con unos enfoques más modernos y atractivos visualmente.

Anuncios

De la lista, un comité de gobierno seleccionará cuatro candidatos que saldrán a votación pública.

Como curiosidad extra, el diseño de Kyle Lockwood: el helecho de plata sobre un fondo negro, sigue en la lista de los elegidos a pesar de su polémico parecido con la bandera del Estado Islámico. El primer ministro la señala como una de sus favoritas y resta importancia al asunto.