Se reinicia el reactor número 1 de la central nuclear de Sendai lo cual marca el retorno de Japón a la energía nuclear. Un operador de la planta de energía del sur de Japón ha puesto en funcionamiento hoy martes uno de los reactores nucleares que se detuvo tras lo ocurrido con Fukushima. Es el primero en comenzar a operar bajo las nuevas normas de seguridad tras aquel desastre. Así lo informó la empresa Kyushu Electric Power Co.

El reinicio marca el retorno de Japón a la energía nuclear después del colapso que hubo en el 2011 en la central nuclear de Fukushima Dai-ichi, en el noreste de Japón, tras el terremoto y el tsunami.

Anuncios
Anuncios

La cadena nacional NHK mostró a los trabajadores de la planta en la sala de control mientras giraban el reactor de nuevo. Tomomitsu Sakata, portavoz de Kyushu Electric Power, dijo que el reactor se puso de nuevo en marcha como estaba previsto y sin ningún problema.

El desastre de Fukushima desplazó a más de 100.000 personas debido a la contaminación radiactiva y estimuló un debate nacional sobre la dependencia de este país con escasez de recursos y la energía nuclear.

La mayoría de los japoneses se oponen al retorno a la energía nuclear. Los agentes de policía custodian la planta de Sendai. Decenas de manifestantes, entre ellos el ex primer ministro, Naoto Kan, que estaba en la oficina en el momento del desastre y quien se ha convertido en un crítico abierto de la energía nuclear, se reunieron fuera de la planta, mientras la policía hacía guardia.

Anuncios

La Autoridad de Regulación Nuclear confirmó la seguridad del reactor de Sendai en septiembre del año pasado, siempre que se sigan las nuevas normas de seguridad, más estrictas e impuestas tras el accidente de 2011, el peor desde la explosión en 1986 de Chernobyl.

El segundo reactor de Sendai se reiniciará en octubre. Koichi Miyazawa, ministro de Industria de Japón, dijo el martes que el gobierno "antepone primero la seguridad a reanudar el uso de la energía nuclear".

Los 43 reactores viables de Japón han pasado los últimos dos años en espera de los controles de seguridad. Para compensar el déficit de producción de energía, en el país se intensificaron las importaciones de petróleo y gas y se usaron las centrales térmicas, retrasando el progreso hacia la reducción de sus emisiones de gases que producen el efecto invernadero.

El primer ministro, Shinzo Abe, ha tratado de tener los reactores renovados tan pronto como ha sido posible para ayudar a reducir la costosa dependencia del petróleo y gas importado y aliviar la carga financiera de los servicios públicos de mantenimiento de las plantas en cuestión. #Empresas