El gobierno de Estados Unidos ha pedido a un juez federal que reconsidere su decisión de pedir la liberación inmediata de los niños y sus madres atrapadas por entrar en los EE.UU. ilegalmente desde México.

Para que el lector comprenda un poco del tema: A finales de julio, el juez de distrito Dolly Gee ordenó la liberación de todos los niños de los centros de detención de la familia de inmigrantes "sin demoras innecesarias", junto con las madres aunque se consideren un riesgo para la seguridad nacional.

Los Abogados del Departamento de Justicia en la noche del jueves presentaron documentos al Tribunal del Distrito Central de California, instando a Gee a no aplicar su decisión, diciendo que el Departamento de Seguridad Nacional tiene la intención de convertir los centros en las instalaciones de procesamiento de corto plazo y que su fallo "fue dirigido por prácticas y políticas que ya no existen”.

Anuncios
Anuncios

El gobierno dice que el tiempo de detención se ha reducido a sólo unas pocas semanas para la mayoría de las familias, y que reducirla aún más generaría reclamos sobre procesamientos de asilo y podría obligar a la separación de madres e hijos en caso de ocasionarse otra ola de migración.

Por otra parte, una nueva limitación de detención "aumentaría el riesgo de otra oleada de #Inmigración ilegal", según un comunicado.

El gobierno pidió otra oportunidad para argumentar su caso ante el juez, citando que el "alcance es potencialmente largo para las medidas propuestas," con respecto al corto tiempo - 90 días – en el que tendrían que asirse de nuevo a su hogar.

Laura Lichter, una abogada de inmigración en Denver y que trabaja con las familias detenidas, dijo que el gobierno se había arrepentido en la detención de las familias, y está "enamorado de esa decisión, pues lo ve como una herramienta, a pesar de que un juez lo ha calificado como ilegal e ineficaz."

La portavoz de Seguridad Nacional Marsha Catron dijo a la agencia que ha pedido al juez que reconsidere su decisión "teniendo en cuenta los actuales cambios en el ámbito legal y considerando lo que ya se ha hecho para hacer frente a la situación."

El gobierno vertió millones de dólares en dos grandes centros de detención en Texas para las mujeres y los niños después de que decenas de miles de familias de inmigrantes, en su mayoría de América Central, cruzaran el Río Grande de los EE.UU.

Anuncios

el pasado verano. Muchos han solicitado asilo tras huir de las pandillas y la violencia doméstica en casa.

Las autoridades de inmigración han prometido hacer los centros de detención más favorable a los niños y proporcionar una mejor supervisión. Seguridad Nacional y funcionarios del ICE dicen que están buscando las maneras para liberar a familias tan pronto como se pueda.

En la presentación del jueves, los abogados del gobierno argumentaron que el ICE ahora tiene como objetivo detener a las familias ya no por 20 días y que la mayoría estarán siendo liberadas dentro de aproximadamente dos semanas. El año pasado, la mayoría de las familias pasaron por más de un mes en prisión, y algunas fueron detenidas por varios meses.

En las últimas semanas, más madres han sido puestas en libertad con sus hijos. Los bonos han sido drásticamente reducidos, y muchas de las mujeres han sido equipadas con monitores electrónicos de tobillo, de acuerdo con los abogados de derechos de inmigrantes.