Corría el año 1734 en Italia, cuando el conocido luthier Antonio Stradivari terminó de construir un hermoso violín. Los violines Stradivarius eran muy codiciados, y lo siguen siendo a día de hoy. En su momento este violín fue adquirido por George Ames, tomando así su nombre, como era costumbre.

En 1945, el Ames Stradivarius pasa a manos de Roman Totenberg, un talentoso violinista polaco. El artista residía en #Estados Unidos. Daba conciertos en las orquestas más importantes y enseñaba en varios conservatorios del país.

En el año 1980, Totenberg dirigía la Escuela de Música Longy de Cambridge, Massachussets, cuando luego de un recital en las instalaciones del colegio, le fue extraído el violín de su despacho.

Anuncios
Anuncios

La familia sospechó de un estudiante del colegio, llamado Phillip Johnson, que efectivamente fue captado por las cámaras de seguridad pasando por el lugar cerca de la hora del hecho. Pero al no haber pruebas suficientes, la policía no pudo allanar el hogar del estudiante.

El caso quedó sin resolver, y Totenberg falleció en el año 2012 sin volver a ver su violín.

Tiempo después, digamos 35 años después del robo, la ex -mujer de Phillip Johnson llevó a tasar un instrumento que encontró entre las pertenencias de Johnson. El tasador lo reconoció inmediatamente: era el Ames Stradivarius. Las terminaciones, el brillo tornasolado de la madera, la fecha grabada en su interior por el mismo Stradivari, fueron elementos que no escaparon al observador. Inmediatamente se comunicó con el FBI.

El caso fue resuelto y el violín regresó a manos de sus herederas legítimas, las hijas de Roman Totenberg.

Anuncios

Nina Totenberg anunció que venderán el preciado instrumento luego de restaurarlo, preferentemente a un artista que le dé uso antes que a un coleccionista.

Cabe destacar que en la actualidad son 600 los violines stradivarius los que se conservan, de los 1200 que construyó el luthier, y que el año pasado (2014) fue vendida una viola stradivarius por la interesante suma de 45.000 dólares. Al día de hoy, todavía no se sabe a ciencia cierta qué técnica especial hace que los instrumentos de Stradivari posean semejante cualidad tímbrica superior. Se especula acerca del tratamiento de los árboles que dieron la madera para la construcción, las técnicas de secado, el clima europeo extremadamente frío de la época, que daría árboles de fibra más compacta, etc., incluyendo algunas historias más románticas que científicas.

Sólo son hipótesis de lo que ciertamente puede apreciarse al oír un Stradivarius. #Arte