Milán. El truco ha funcionado una buena cantidad de veces para un hombre de 52 años y su hijo de 21, que llevaban a cabo sus "trabajos" en la bella y cosmopolita ciudad de Milán, al norte de Italia, una de las regiones más ricas del país, donde la mayoría de los negocios están acostumbrados a tratar con importantes hombres de negocios

Gracias a su estirada y fina apariencia como también a la tranquilidad con la que obraban, habían conseguido que la estafa funcionase. Pero, como todo tiene un final y no siempre es feliz, en un restaurante del centro milanés, han sospechado y los han desenmascarado. 

Los hombres, residentes en Sesto San Giovanni, población ubicada en la periferia de Milán, fueron arrestados por la policía con los cargos de estafa en perjuicio de una importante cantidad de restaurantes y hoteles de lujo, mientras trataban de convencer a los empleados de que no tenían los documentos de identidad, pero que en realidad ellos eran quienes decían ser.

Anuncios
Anuncios

 

Padre e hijo, fingiéndose hombres de negocios de multinacionales conocidas y portavoz de grandes #Empresas, almorzaban y pernoctaban en los más exclusivos hoteles y comedores de Milán. Después, llegado el momento de pagar, lanzaban una frase que nada hacia pensar no fuera cierto: "Mande la factura a esta dirección", con un gesto seguro y confiado. Dirección que, naturalmente, no existía, ni correspondía a ninguna empresa conocida. 

Le puso fin a la dolce vita, un restaurante que, frente al pedido de enviar la factura, solicitó los documentos para hacer el recibo. El pedido sorprendió a los delincuentes y al no estar preparados para afrontar la situación, comenzaron a mostrarse nerviosos y dubitativos, lo que generó más dudas al personal responsable del restaurante que terminó llamando a la policía. Rápidamente personal de las fuerzas del orden puso manos en el asunto, deteniendo a los falsos directivos. 

La policía se ha abocado a la búsqueda de víctimas de la pareja comensal, para así poder cerrar el circulo delictivo.

Anuncios

Quedan dudas si además de la ciudad lombarda hay otras poblaciones que hayan sido estafadas por el dúo. 

Ahora, por un tiempo deberán conformarse con la comida de la penitenciaría.