La pena de muerte en los #Estados Unidos es uno de los alicientes que alimentan los debates mundiales en cuanto a la seguridad en las calles, el buen funcionamiento penitenciario y el valor de la vida humana, en este caso, los Estados Unidos han dado un paso hacia atrás en lo que ellos consideran vital para la erradicación del mal pues, Connecticut ha puesto fin a la pena muerte en su estado.

El caso de Connecticut ya es el número 19 en la lista de estados de Norteamérica que no imponen la pena capital en sus leyes. Los magistrados de la Corte de tal estado determinaron que “la pena de muerte es una violación de la Constitución de Connecticut, y por ello es conveniente abolirla de forma inmediata”. Por otro lado, la Corte también determinó que “el castigo por ejecución no correspondía con los estándares contemporáneos de la decencia”, y que su función legal ya había rebasado sus propósitos, según informa el juez Richard Palmer.

Anuncios
Anuncios

La decisión de abolir la pena de muerte fue aprobada con un resultado aplastante de tres de cuatro votos, impulsando así las esperanzas de todos aquellos que están en contra de la pena capital. En consecuencia, se les ha perdonado la vida a 11 presos que aguardaban su ejecución. Eso sí, esos presos pasarán el resto de sus días en una prisión del Departamento de Correccionales sin derecho a obtener libertad.

Todo esto esta genial, pero la pena de muerte fue abolida en Connecticut el 15 de abril del 2012, y ahora es cuando se oficializa su inconstitucionalidad. Dannel Malloy, gobernador del estado de Connecticut firmó este jueves el decreto de la ley que la prohibía.

¿Cómo comenzó todo esto? Pues el origen reside en la apelación del abogado de uno de esos presos, quien argumentó lo cruel que es castigar a alguien as'i cuando la pena de muerte fue abolida hace años.

Anuncios

Eduardo Santiago se enfrentaba a la pena de muerte por homicidio. Ahora es cuando entra el debate en escena, ¿es conveniente perdonar la vida a aquellos que la arrebataron de manera intencionada? Yo pienso que un castigo ejemplar aplaca lo criminal, esperemos a ver qué influencias tiene esta decisión del estado de Connecticut en el resto de Estados Unidos.