Desde el primer trimestre de 2014, el mundo se mantuvo en vilo ante la expansión del virus del Ébola por África. Después de alrededor de 28.000 personas infectadas y más de 11.000 víctimas fatales de este letal virus, incluyendo su arribo a Europa y a América por el tráfico aéreo, se comienza a ver una luz al final del túnel con los primeros resultados que se han dado a conocer de los ensayos preliminares de una vacuna que podría ser un arma contra el Ébola, y así poder evitar el mismo desastre que se ha vivido debido a la falta de preparación que tenía la comunidad internacional para combatir una epidemia de esta naturaleza.

Esta vacuna, llamada VSV-EBOV, desarrollada en conjunto por la Agencia de Salud Pública de Canadá (PHAC, siglas en inglés), y la empresa farmacéutica estadounidense Merck, fue puesta a prueba en un ensayo realizado en Guinea, empleando el método de vacunación "en anillo", que consiste en vacunar al círculo de familiares, amigos más cercanos y personas en contacto constante de un nuevo infectado con el virus, la misma estrategia utilizada para combatir la viruela, oficialmente erradicada desde 1980.

Anuncios
Anuncios

Se escoge la vacunación en anillo debido a la rápida propagación del Ébola, de esta forma si la vacuna no inmuniza, se puede actuar a tiempo.

Los resultados de este ensayo fueron dados a conocer en la publicación médica The Lancet y, a pesar de ser preliminares, dan más que esperanza: las personas que participaron en el ensayo lograron un 100% de inmunidad frente al virus. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que no se puede decir que se ha logrado una cura definitiva contra el Ébola, ya que aún deben practicarse más ensayos en países como Liberia y Sierra Leona, también duramente golpeados por el brote del virus. Ya miembros de la ONG Médicos sin Fronteras (MSF), han solicitado que se lleve la vacuna probada en Guinea lo antes posible a estos países.

A pesar de la cautela con la que se reciben estos primeros resultados, no dejan de ser extraordinarios: cuando normalmente el desarrollo de una vacuna tarda alrededor de una década, la vacuna VSV-EBOV estuvo lista para ser probada en 10 meses.

Anuncios

Además, otras vacunas desarrolladas por Johnson & Johnson y Glaxo Smith Kline están siendo puestas a prueba, por lo que la posibilidad de contar con más armas para luchar contra otro eventual brote de Ébola es más que certera, porque ya lo ha dicho la OMS, el Ébola volverá en el futuro, pero ya no agarrará al mundo desprevenido. #Ébola