A raíz de las frecuentes denuncias de robo de boletas en el Conurbano bonaerense, 190000 personas firmaron una solicitud en Change.org para la implementación de la Boleta Única Electrónica (BUE) para las #Elecciones nacionales. Muchos piden que se implemente para las generales de octubre, pero esto es imposible debido a que deben conseguirse las máquinas, desarrollar el software y realizar una capacitación masiva a votantes, fiscales y presidentes de mesa, algo imposible de llevar a cabo en solo dos meses.

En las primarias de agosto se utilizó el sistema de boleta múltiple en donde cada partido provee a los cuartos oscuros sus propias boletas.

Anuncios
Anuncios

El votante, al ingresar, elige la de su partido, la pone dentro de un sobre y la deposita en la urna. La denuncia más fuerte fue la del robo de boletas en la provincia de Buenos Aires, el distrito más importante del país.

Otro problema fue que en Buenos Aires las boletas tenían siete cuerpos por los cargos que se elegían: Presidente, Parlasur distrito nacional, diputados nacionales, gobernador bonaerense, Parlasur distrito provincial, diputados provinciales e intendentes junto a concejales. Debido a esto, cada boleta tenía una medida máxima de 84 centímetros, difícil de meter en el sobre y casi imposible de cortar boleta.

Debido a esta complicación, hubo largas colas y el escrutinio fue muy lento, terminando al día siguiente. Como alternativa varios partidos llaman a los votantes a preparar sus votos con anterioridad.

Anuncios

Es más, el PRO, que lleva como candidato a presidente al Jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri, puso un “delivery de boletas, donde llamando a un número telefónico el votante puede recibir la boleta en su domicilio.

En contraposición se plantea la implementación de la BUE en todo el país. Mediante este sistema, el votante recibe una boleta en blanco del presidente de mesa, la pone en una máquina, selecciona su candidato y la boleta queda impresa. Luego, el votante pondrá la boleta en la urna como siempre. A diferencia del voto electrónico, no queda ningún tipo de información en las máquinas ya que lo que se cuenta son los papeles dentro de la urna. Pero además, cada boleta tiene un chip que registra el voto internamente y que sirve para el escrutinio, ya que el presidente pasa una por una las boletas por la máquina y esta las va sumando automáticamente.

Con este sistema se evita el robo de boletas, se simplifica la opción de cortar boleta, el escrutinio es mucho más rápido, con lo que podrían estar escrutadas casi el 100% de las mesas en cuestión de horas.

Anuncios

También se ahorra mucho papel ya que solo se genera una boleta por votante, más un plus de un 10% por las dudas, y no las millones que se imprimen hoy en día por cada partido. Además, la fiscalización es mucho más simple, sobretodo para los partidos chicos, que no necesitarán tener un fiscal por mesa, solo les alcanzará con un fiscal por establecimiento. También evita errores en la confección de los telegramas que se envían al centro de cómputos.

Este sistema se implementa desde 2009 en la provincia de Salta y, a pesar de las recurrentes denuncias de fraude de los partidos que pierden, nunca han podido probar irregularidades. En las ocho elecciones en las que se utilizó este sistema, no hubo diferencias entre el escrutinio provisorio y el definitivo. Además, su implementación este año en la Capital Federal con resultados casi perfectos le dio visibilidad nacional al sistema.