El 9 de agosto próximo, los argentinos elegiremos en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (P.A.S.O.) a nuestros representantes políticos, rumbo a las #Elecciones generales del 25 de octubre.

Como columnista y corresponsal que soy en Argentina de esta prestigiosa publicación a nivel mundial, debo decir para el que no está al tanto de las circunstancias políticas y económicas que existen en mi país, que esta elección es fundamental para seleccionar a los representantes de cada partido.

Entre estos actores del pueblo, hay quienes abogan por una continuidad del modelo. Otros en cambio, piden a gritos un cambio fundamental.

Anuncios
Anuncios

Y es ahí el nudo gordiano de la cuestión.

Para quienes sostienen que “la grieta” es insalvable, es primordial un cambio. Un cambio cultural que tiene que venir con políticas de inclusión verdaderas, de políticas de empleo genuino para terminar con el clientelismo político, de combate a la pobreza y la indigencia, de políticas monentarias (dejar de emitir), políticas cambiarias (sacar el cepo) y políticas fiscales (dejar de tener déficit); de salvataje a las economías regionales y a las PyMes para salir de la profunda recesión industrial, de lucha contra el lavado de dinero, de atacar a la inseguridad y al narcotráfico; de políticas de infraestructura en serio (mejorando calles, señalización, puentes, carreteras, espacios públicos, etc.), de políticas anticorrupción para políticos enriquecidos y dejando de otorgar subsidios a empresarios corruptos, de políticas energéticas para evitar el colapso y desabastecimiento de energías como la electricidad, el gas, el agua y el petróleo; de políticas tributarias, para que la carga impositiva no recaiga sobre los que producen, trabajan y menos tienen; gravando a la renta financiera, al juego y a las “industrias extractivas”, que están exentas o no pagan casi nada.

Anuncios

Y por el otro lado, hay quienes que dicen que “esta grieta” no existe. Que el modelo de esta década ultima fue el que más hizo por los argentinos. Que estamos mejor que Alemania, Australia y Canadá, en fin…

¿Qué se elige?

Se eligen a los representantes de cada frente electoral. Cada frente electoral está constituido por un grupo de partidos. Para que la gente entienda, sería como una “gran interna” entre partidos políticos.

El ganador de ese frente (con más de 1,5% de los votos), competirá en las elecciones generales de octubre.

Se vota para elegir a nivel nacional al presidente y vicepresidente de la Nación, 19 parlamentarios del Mercosur por distrito nacional, 24 senadores nacionales, 130 diputados nacionales y 24 parlamentarios del Mercosur por distrito regional.

En la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, se votará para el cargo de 1 presidente y vicepresidente de la Nación, 19 parlamentarios del Mercosur por distrito nacional, 1 parlamentario del Mercosur por distrito regional, 1 gobernador de la provincia, 35 diputados nacionales, 23 senadores provinciales (segunda, tercera, sexta y Capital, sección electoral), 46 diputados provinciales (primera, cuarta, quinta y séptima sección electoral), 135 intendentes, 197 concejales y 427 consejeros escolares.

Anuncios

Si bien en esta elección no se utilizará el voto electrónico como ha pasado en otras votaciones anteriores, es una lástima que este tipo de innovación no se implemente todavía en todas las elecciones. Es una forma más rápida y segura de contar los sufragios.

Habrá que esperar entonces, a los primeros sondeos y tendencias que se emitan por TV y las redes sociales.

 

  #Ciudadanos