El que fuera nieto de Nelson Mandela, premio Nobel de la paz en 1993, se enfrenta en estos días a un juicio por violar presuntamente a una chica de 15 años en un bar. Se trata del último escándalo que asola a la familia del que fuera presidente de Sudáfrica desde 1994 a 1999 y todo un símbolo de la lucha contra la desigualdad racial.

Mbuso Mandela, de 24 años, ha aparecido recientemente en público este lunes y ha sido brevemente captado por los medios, en según reportan, un estado de completa calma y serenidad. El joven permanece bajo custodia policial y volverá a declarar ante los juzgados de Johannesburg el viernes para una audiencia que decretará la fianza por la que podría obtener su libertad con cargos.

Anuncios
Anuncios

Este martes la policía no ha dudado en declarar ante la prensa que Mbuso Mandela será tratado como cualquier otro ciudadano de Sudáfrica, sin ningún tipo de trato de favor.

Reportes de la prensa sudafricana indican a que la chica podría haber sido seguida por el joven hasta el baño del bar en el que ambos se encontraban y seguidamente, éste la habría violado en uno de los cubículos la noche del 7 de agosto. Mbuso fue arrestado la semana después de que la presunta víctima, quién está recibiendo ayuda psicológica [VIDEO], presentara la denuncia a la policía.

Mashadi Selepe, portavoz de la policía, declara que los hechos están siendo investigados por profesionales. “Según ha informado la chica los hechos ocurrieron la noche del 7 de agosto del 2015, pero ella no presentó la denuncia hasta una semana más tarde, el 14 de agosto”.

Anuncios

La joven policía añade que no estaba al tanto de los informes aportados por la prensa, que señalaba que un guardaespaldas de Winnie Madikizela, ex mujer del fallecido presidente, trató de intervenir en la situación. “No nos ha sido comunicado”, declara.

Por otro lado, un conocido periódico de Sudáfrica recoge que los encargados del bar del presunto delito, situado en una transitada zona de Johannesburg, no notaron ningún incidente la noche en cuestión. Yaw Dwomoh, propietario de 'Mammas Shebeen' asegura: “nos encantaría cooperar, tenemos ocho cámaras en el restaurante, pero por desgracia todas las cintas se eliminan pasadas 120 horas”. #Crisis