Este 2015 está siendo para el estado de Alaska un año horrible en lo que a incendios forestales se refiere. Cientos de incendios han afectado a este estado norteamericano desde comienzos del verano y ya han quemado una superficie de casi 2 millones de hectáreas.

Actualmente se encuentran en activo más de 300 incendios forestales en Alaska, contra los que están actuando numerosos equipos contraincendios, incluida la Guardia Nacional. Alaska va camino este año de superar los récords anteriores de superficie quemada en todo el estado y ya supera los valores de 2004, el peor año hasta ahora en lo que a incendios forestales se refiere. 

Mientras tanto, en Canadá la situación no es mejor.

Anuncios
Anuncios

En lo que va de año han ardido 3'8 millones de hectáreas en el país siendo los estados más afectados los de la mitad oeste. Así, son Columbia Británica, Saskatchewan y Alberta los que más han sufrido el envite de las llamas. Solamente en la última semana se han producido 441 incendios forestales y se ha quemado una superficie superior a 688.000 hectáreas, que sería ligeramente inferior a la superficie que tiene el País Vasco.

Los graves incendios obligaron a la evacuación de miles de personas en varios puntos de Canadá y el humo de los incendios forestales ha llegado a crear grandes nubes de humo que se han alargado por cientos de kilómetros, atravesando la frontera hasta los estados del norte de #Estados Unidos. Estas partículas de los incendios forestales han llegado hasta Groenlandia, donde pueden haber sido las responsables de los deshielos producidos allí.

La causa de estos incendios en Alaska y Canadá hay que buscarla en las condiciones meteorológicas y climáticas de estos últimos meses, las cuáles pueden estar influenciadas por el fenómeno de El Niño que se encuentra presente desde hace varios meses en el océano Pacífico.

Anuncios

La superficie afectada por los incendios forestales en Canadá y Alaska es equivalente a la superficie de Aragón y Navarra juntos o a la mitad de la isla de Cuba, lo que da una idea de la magnitud del desastre al que se está haciendo frente en estas regiones. Unas zonas en las que se suma además un tipo de incendio que no aparece en otras regiones de latitudes más bajas. Son los incendios de turba.

En estas zonas de Canadá y Alaska la materia orgánica se acumula en los suelos en grandes cantidades formando capas de varios metros. Si el incendio logra penetrar en estas capas y no es apagado al completo puede mantenerse activo incluso durante el invierno y reavivarse al año siguiente. Un peligro que queda latente.

Durante los próximos días las condiciones meteorológicas no mejorarán, al menos en los estados de Saskatchewan, Alberta y Columbia Británica, en Canadá, por lo que se espera que durante los próximos días sigan apareciendo nuevos incendios.

#Tiempo