Un niño del Noroeste, se declara culpable de incitar a un acto de terror en Australia durante el desfile del Día de Anzac. El muchacho fue arrestado en Gran Bretaña por la supuesta culpabilidad del ataque terrorista, según afirma The Guardian.


Lo hizo saber a todo el mundo apareciendo en el Old Bailey a través de una videoconferencia desde Manchester Crown Court. El adolescente, que no puede ser nombrado por razones legales, se declaró culpable de incitar a un yihadista de Australia para matar a agentes de policía en un desfile en Melbourne.

La policía descubrió que el escolar, que sólo tenía 14 años en el momento en el que se produjeron los hechos, intercambió miles de mensajes con el australiano de 18 años de edad, Sevdet Besim, animándolo a llevar a cabo un atentado terrorista en un desfile del Día de Anzac. 

El muchacho, que llevaba gafas, una camisa gris y corbata a rayas, se sentó junto a su padre y escuchó atentamente durante toda la audiencia. El tribunal escuchó cómo el niño que tenía 14 años cuando sucedió todo estuvo en contacto directo todo el rato con el terrorista de este atentado mediante sencillos mensajes instantáneos. Algo habitual y realmente fácil de detectar pero que en ese momento nadie pudo ver.

Tenían una intención compartida a través de su apoyo a la IS, tal como comunicó a la audiencia. El 18 de marzo, el muchacho envió un mensaje diciendo "sugieren que entres en la casa de alguien y consigas hacer tu primer gusto de la decapitación". La respuesta fue que "parecía un poco arriesgado"

El juez Saunders ordenó informes previos a la sentencia, en particular, para averiguar si había alguna "adoctrinamiento" en la conducta del adolescente que le llevara a cometer estos actos.

Según comunicó: "Quiero evaluar cómo y por qué ocurrió y qué medidas podrían adoptarse para revertir ese proceso. Tratar con alguien de esta edad es un proceso de sentencia extremadamente difícil y voy a necesitar toda la ayuda que pueda conseguir." #Niños #Terrorismo

El niño se encuentra detenido en un centro de detención juvenil no identificado en el noroeste de Inglaterra. El adolescente seguramente será condenado en el Manchester Crown Court, el 3 de septiembre, aunque aún no está sentenciado el caso.