El pasado 31 de enero Bobbi Kristina Brown, la única hija de la desaparecida Whitney Houston, fue hallada inconsciente en la bañera de su casa, donde convivía con su pareja Nick Gordon a las afueras de Atlanta.

Desde entonces Kristina había permanecido en un coma inducido, mantenida con vida artificialmente y en un estado en el que, desde un primer momento, no aportaba demasiadas expectativas. Hace un par de meses, a Kristina le fueron diagnosticados daños cerebrales irreversibles producto del profundo estado de coma, de manera que si algún día llegaba a despertar, tendría que cargar con una grave malformación psíquica durante lo que le restara de vida.

Anuncios
Anuncios

Finalmente, la hija de la famosa cantante ha abandonado la lucha.

La noticia del accidente sorprendió a todos, no solo por la edad de la joven, sino por su similitud con la muerte de su madre, Whitney Houston, fallecida a los 48 años en febrero de 2012. Ambas eran víctimas del consumo de #Drogas y ambas fueron encontradas en idéntica situación: inconscientes en el regazo de una bañera.

Asimismo, el día del fatal accidente fue encontrada con múltiples hematomas que indujeron a pensar que su pareja por entonces, Nick Gordon, había tenido algo que ver con que la joven acabara en esa bañera, boca abajo y ajusticiada por una sobredosis. Parece ser que Kristina sufría a su pronta edad malos tratos, al igual que su madre, de modo que su familia jamás permitió durante estos seis meses que Gordon la visitara en el hospital de cuidados paliativos en el que se encontraba.

Anuncios

Nick Gordon había crecido bajo el cuidado de la propia Houston, hasta el punto de que la cantante siempre se refirió a él como su "hijo". Bobbi Kristina creció junto al muchacho como su hermana, hasta que llegó a una edad en la que comenzaron una relación sentimental y pasó a llamarlo "novio-hermano". Este amor de infancia desembocó en una amarga convivencia juntos, que pronto se vio truncada por este inesperado acontecimiento, cuya agonía ha cesado este 26 de julio.

Madre e hija siempre se mostraron muy unidas y compenetradas, incluso llegaron a cantar juntas en varios espectáculos. Bobbi Kristina adoraba a su madre y, cuando esta murió, sus constantes ataques de ansiedad la llevaron a la desesperación en más de una ocasión. Quizá fue un motivo para que Kristina se refugiara en el consumo de algo que aparentemente parecía ayudarla, cobijarla del dolor. En realidad no lo hacía, ya que solo la alejaba del mundo, de la gente... y ahora, de la vida. #Estados Unidos #Música