Zaid Ait Malek llegó a España a finales del 2006. Lo hizo en un viaje desde Tánger a Algeciras, escondido en los bajos de un camión. Los primeros tiempos se instaló en Almería, donde comenzó a correr carreras de asfalto y luego se trasladó a Baena, en Córdoba, donde aún vive.

Compaginaba su vida de atleta con el trabajo de jornalero en el campo, hasta que en el 2012 ganó la Copa de Andalucía. Por aquel entonces ya corría junto con la selección andaluza y aseguraba que aun sabiendo que no podría ostentar ninguna medalla por no tener la nacionalidad, valía el esfuerzo de puntuar para la selección de la zona que lo había acogido.

Anuncios
Anuncios

Los dos años siguientes, 2013 y 2014, obtuvo el primer puesto en el Campeonato de España, aunque solo se lo reconoció como un primer puesto de oficio por no tener la nacionalidad española. Las carreras de montaña lo han convertido en uno de los deportistas más prestigiosos del mundo en esta disciplina. Actualmente es parte de Buff Pro Team, prestigioso equipo de nivel internacional.

Malek ha presentado la renovación de la tarjeta de residencia, pero el permiso le ha vuelto rechazo en una primera instancia por no haber cotizado lo suficiente. El corredor ha trabajado 120 días y la ley exige 180. La ONG Change ha organizado un pedido de firmas para modificar esta situación y encontrar un trabajo para el deportista. #Inmigración