El poder de empresas como Monsanto es tan grande, que muy pronto podrían lograr que dentro de los EE.UU. sea ilegal que un producto especifique en su etiqueta si contiene, o no, ingredientes genéticamente modificados. El representante republicano por Kansas; Mike Pompeo introdujo este nuevo proyecto de ley.

La H.R. 1599 o “Safe and accurate labeling act of 2015” (Ley de etiquetado seguro y correcto de 2015) apodada como “Monsanto protection Act” (Ley de protección a Monsanto) ya ha sido aprobada por el comité de agricultura de la cámara, lo que significaría que esta a puertas de convertirse en toda una ley federal.

Instituciones como; la Asociación de Fabricantes de Alimentos, GMA por sus siglas en ingles, entre otras, están impulsando esta ley, porque tienen miedo que el consumidor final tenga el conocimiento de que algunos productos están fabricados con ingredientes genéticamente modificados, pues esto podría llevarlos a inclinarse por aquellos fabricados con ingredientes orgánicos.

Anuncios
Anuncios

 El Diario "Star Tribune" en un artículo publicado el día 14 de julio de 2015, asegura que: 

Activistas anti GMO (Alimentos Genéticamente Modificados) creen que es esencial crear conciencia sobre los peligros de esta legislación, pues sería una victoria para la industria de la química y la biotecnología (quienes ya han fallado en varias ocasiones tratando de impulsar leyes similares) y una derrota para la libertad de información. Sobre todo teniendo en cuenta que el 90% de la población está a favor del etiquetado libre de restricciones.

Detener a los poderosos lobistas de esta industria, es esencial, pues se están moviendo muy rápidamente, gracias a la estrategia de “las puertas giratorias” entre el #Gobierno y las empresas privadas, y la propaganda de los grandes medios; quienes están manipulando la opinión de algunos consumidores a favor de estos alimentos.

Anuncios

La industria de los GMO parece estar asustada, porque creen estar perdiendo la batalla. Esta nueva ley es un ejemplo de esto, pues a través de legislación complicada pretenden privar a los consumidores de tomar una decisión informada acerca de lo que comen solo para proteger un negocio millonario.  #Estados Unidos