La policía italiana lucha también por perseguir las organizaciones criminales que engañan a los inmigrantes y se aprovechan de su desesperación para crear una red de negocios lucrativos. Les exigen cantidades millonarias para obtener documentación falsa y lograr un puesto en una de las abarrotadas embarcaciones que salen desde las costas libias hacia las europeas.

El pasado lunes, la policía italiana detuvo en la isla de Sicilia, al sur del país, a once presuntos traficantes de personas. Todos ellos están acusados de ser responsables de la embarcación en la que fueron rescatadas 717 personas y, en concreto, de favorecer la #Inmigración ilegal.

Anuncios
Anuncios

Dos de ellos, están además acusados de homicidio voluntario por la muerte de los doce fallecidos, ocho hombres y cuatro mujeres, que llegaron a bordo de esa barca.

La Jefatura de Palermo no especificó la nacionalidad de los arrestados, que son "de origen extracomunitario" y pasaron a disposición judicial con la prohibición de no tener contacto entre sí.