Corría el mes de marzo del año 536 después de Cristo. Justiniano gobernaba el Imperio Romano de Oriente, o Imperio Bizantino, cuando algo imprevisto sucedió. El Sol se cubrió de una capa de polvo que hizo que se oscureciera hasta el punto de parecer que estaba en un eclipse continuo, según testimonios de la época como el del historiador Procopio.

El Sol que parecía tener la misma intensidad de luz que la Luna, permaneció de esa forma durante meses. Las temperaturas descendieron y el verano no parecía verano. En China llegó a nevar en agosto, igual que en regiones de Europa donde las heladas y nevadas aparecieron en época estival.

Anuncios
Anuncios

A esto le siguió una hambruna en amplias regiones de Europa y poco después una plaga de peste, la plaga de Justiniano, que afectó sobremanera al Imperio Bizantino, que trataba de recuperar lo que fue, y que acabó extendiéndose por Europa y Asia. Un desastre de proporciones colosales en el que murieron miles de personas.

Ahora, en una investigación publicada en la revista Nature, en la que un grupo de científicos ha estudiado la variabilidad climática de los últimos 2500 años y su relación con las erupciones volcánicas a lo largo y ancho del planeta, se relacionan dos erupciones volcánicas ocurridas en Norteamérica con este período, ligando de esta forma la gran plaga de Justiniano como una consecuencia de las dos erupciones.

La primera de estas grandes erupciones volcánicas se produjo a finales del año 535 d.C.

Anuncios

o comienzos del 536 d.C. en América del Norte. La segunda tuvo lugar en el año 539 d.C también en esta región. Las partículas emitidas por estas grandes erupciones dieron la vuelta al globo y provocaron el descenso de temperaturas generalizado, afectando a los cultivos y provocando hambruna en muchas regiones, entre ellas el Imperio Bizantino, que después de este desastre no se recuperó y se debilitó dando pasó a invasiones de otros pueblos.

La investigación se ha realizado estudiando testigos de hielo de Groenlandia y Antártida. Además de relacionar el golpe de gracia al Imperio Romano con erupciones volcánicas, también se ha hallado que 15 de los 16 veranos más fríos en los últimos 2500 años han estado precedidos por grandes erupciones volcánicas.

#Investigación científica #Historia antigua