Insólito lo que pasa en el Frente Nacional francés. Victoriosos en los sondeos electorales, conquistando poco a poco ciudades y regiones donde antes no existía, y ayudado por la impotencia del Gobierno socialista. Pero como nadie es perfecto, hace tiempo estalló algo inesperado: una guerra abierta entre Le Pen padre y Le Pen hija.

Debido a que mientras ella quiere presentar al FN como un partido pacífico, ante el cual los franceses no deben temer nada, él hace la guerra por su cuenta con declaraciones a la Prensa soltando toda clase de ataques contra todo y contra todos, a su más puro estilo racista, xenófobo y grosero de toda la vida. Pese a las llamadas disciplinarias, Marine se vio obligada a quitarlo de la Presidencia de Honor y casi expulsarle del partido.

Pues Jean-Marie acudió a los Tribunales, y estos le han dado la razón. El Tribunal de Gran Instancia de Nanterre ha decidido suspender el Congreso extraordinario del partido que tenía que ser convocado para suprimir la Presidencia de Honor. Eso sí, de manera virtual, no presencial, mediante el voto por Correo de 51.000 militantes que estén al día de pagar la cotización.

El abogado de Jean-Marie Le Pen, Frédéric Joachim, cuenta que “el Tribunal ha estimado que el Frente Nacional no ha respetado sus estatutos y le invita a convocar un Congreso presencial, ante el cual Jean-Marie Le Pen pueda defenderse”.

Le Pen padre ha aprovechado esto para denunciar “Una persecución personal y política que ha sido condenada por sus procedimientos ante la Justicia”, y luego, crecido, dijo: “Mis adversarios no tenían ninguna razón dos veces en una semana. Si hay un Congreso de verdad, seré uno de los oradores, yo soy quien está acusado en una dignidad que me fue concedida en un Congreso anterior”.

A su propia hija le dirige esta demoledora frase: “Tenemos 24 horas para maldecir a estos jueces, pero luego hay que reflejar e intentar no destruir el instrumento con el que cuentan los franceses y arrastrarlos a la decadencia”.

El partido ha reaccionado con un comunicado oficial: “La Justicia parece siempre reservar mucha energía para conservar a Jean-Marie Le Pen su capacidad de perjudicar al FN”. Mientras, el Congreso virtual ahora prohibido ya había recibido, en la sede del partido en Nanterre, un 52 % de los votos de los militantes. El Tribunal dice que el voto por Correo sólo está permitido en los estatutos del FN en Congresos ordinarios. El día 2, ya falló en favor de Le Pen padre por su expulsión de la Presidencia de Honor y del partido.

Este es un nuevo problema para Marine, a cuatro meses de unas elecciones regionales en donde el FN se juega mucho, y donde ella misma es candidata en una de ellas. No obstante, el partido dice en su comunicado que “Ésta decisión jurídica no cambia nada de las decisiones políticas tomadas”.

Y una reconciliación entre hija y padre es poco probable, sobre todo por lo que él dijo a la revista ultraderechista “Rivarol” sobre la II Guerra Mundial y las cámaras de gas, vistas por él como “Una anécdota de la Historia”, algo que el FN quiere condenar para ser visto como un partido democrático y civilizado. Varios dirigentes del partido quieren que haya una reconciliación, pero cara a cara, “no por los Tribunales”.  #Unión Europea #Racismo