Kenya recibirá por primera vez a su "hijo" Barack Obama, desde que el presidente se convirtiera en el hombre más poderoso del mundo y llegara a la Casa Blanca, símbolo del poder estadounidense. La vulnerable nación, situada al este de África, es muy consciente del peligro que el viaje conlleva a su presidente y ha puesto en marcha la mayor operación de seguridad llevada a cabo por el país para recibirle.



La seguridad empezará por un programado y controlado itinerario que dará comienzo con la llegada del presidente en un avión especial de las Fuerzas Armadas, y tendrá lugar durante todo un ajetreado fin de semana en la capital, Nairobi, que incluirá como no podía ser de otro modo, reuniones de negocios con los altos cargos de Kenya, una cena con su presidente Uhuru Kenyatta y un discurso público de gran relevancia.



Kenya está tratando la visita del presidente como una oportunidad para destacar y obtener una publicidad que de otro modo, le sería muy difícil al país africano y que podría abrirle las puertas para ostentar en el futuro unas Olimpiadas o una Copa del Mundo.

Anuncios
Anuncios

La visita, por lo tanto, es considerada por expertos una gran oportunidad económica para el país, que quedaría completamente arruinada de producirse otro catastrófico ataque terrorista. Recordemos que la visita se produce tan sólo tres meses después de que el #Estado Islámico matara a 148 personas en una universidad de Garissa y solo dos años después de que un ataque en un centro comercial de Nairobi dejara al menos 67 muertos.



Para garantizar la seguridad del "hijo" de Kenya, cientos de agentes de los Estados Unidos han llegado a Kenya en estas semanas y se calcula que al menos tres hoteles están en permanente vigilancia por el servicio secreto, según reportan periódicos locales. A esta seguridad hay que sumarle el coche blindado en el que se transportará el presidente y cientos de aviones alerta a amenazas exteriores.



"Nairobi es la segunda embajada estadounidense más importante del mundo después de la de Moscú, tanto por Somalia como por su proximidad a Oriente Medio", explica una fuente estadounidense, "hay demasiadas misiones en curso de las que no oímos ni hablar".

Anuncios

#Crisis #Estados Unidos